sábado, 18 de marzo de 2017

EXODO 7:1-7. Progreso del Faraón

La primera vez que Moisés se presentó ante el Faraón, le pidió que dejara ir a los israelitas para adorar a Dios en el desierto. Y tal como el Señor lo había advertido, el rey se negó a dejarlos ir.

La petición de Moisés no era a título personal, sino en nombre de Dios.
(Éxodo 6:29)  entonces Jehová habló a Moisés, diciendo: Yo soy JEHOVÁ; di a Faraón rey de Egipto todas las cosas que yo te digo a ti. 

Moisés no se sentía capacitado de convencer al Faraón (Exo 6:30), pero el Señor le explicó que él había sido escogido para ser “el mensajero de Dios”. Moisés escucharía la voz de Dios, y se lo comunicaría a Aarón, quien a su vez transmitiría el mensaje en público.
(Éxodo 7:1-2) Jehová dijo a Moisés: Mira, yo te he constituido dios para Faraón, y tu hermano Aarón será tu profeta. Tú dirás todas las cosas que yo te mande, y Aarón tu hermano hablará a Faraón, para que deje ir de su tierra a los hijos de Israel.

Lo curioso en todo el proceso de negociación con el Faraón es que en lugar de “ablandar el corazón” del rey para que libere a los israelitas, más bien vemos que el corazón del Faraón se endureció. Esto no fue una sorpresa para el Señor, ni un obstáculo; más bien, era parte del plan de Dios.
(Éxodo 7:3) Y yo endureceré el corazón de Faraón, y multiplicaré en la tierra de Egipto mis señales y mis maravillas. 

Dios no quería que los israelitas salieran de Egipto “por la bondad del rey”, sino por la mano poderosa de Dios. Y para hacerlo evidente, el Señor tenía planeado usar señales y juicios.
(Éxodo 7:4) Y Faraón no os oirá; mas yo pondré mi mano sobre Egipto, y sacaré a mis ejércitos, mi pueblo, los hijos de Israel, de la tierra de Egipto, con grandes juicios.

El Plan de Dios no sólo era libertar a los israelitas, sino que también en el proceso quería darles la oportunidad a los egipcios para que conocieran al Señor.
(Éxodo 7:5) Y sabrán los egipcios que yo soy Jehová, cuando extienda mi mano sobre Egipto, y saque a los hijos de Israel de en medio de ellos.


EN FORMA PROGRESIVA
Las diferentes plagas llevarán a los egipcios a reconocer quién es Jehová, el Dios de Israel. Y este reconocimiento les llegará en forma progresiva…

Al principio, el rey de Egipto niega conocer al Dios de Israel (Exo. 5:2). Pero conforme van avanzando las plagas, Faraón comenzará a conocer quién es Jehová (Exo. 7:17). Luego irá reconociendo que Jehová tiene poder, aún sobre los dioses de Egipto (Exo. 8:10, 18-19; 9:14). Como veremos más adelante, los temas de muchas plagas están vinculados a los poderes que los egipcios les atribuían a sus principales dioses. Al final, el rey llegará a admitir que no hay nadie como Jehová, Dios de Israel, y pedirá su bendición (Exo. 12:31-32).


En el siguiente esquema podemos ver el progreso del Faraón según las señales y plagas:

Etapa
Señal/Plaga
Reconocimiento:

I
Vara en serpiente
Río de sangre
Ranas
Piojos
Existencia de Jehová, el Dios de Israel
Tiene poder, similar al que le atribuyen a los dioses egipcios

II
Moscas
Muerte de ganado
Úlceras
El Dios de Israel tiene más poder que los dioses egipcios
Y hace distinción entre egipcios e israelitas

III
Granizo con fuego
Langostas
Tinieblas
primogénito
Jehová es superior a toda autoridad y deidad, y tiene soberanía sobre toda la Tierra

Las plagas eran progresivas, de menor grado al mayor, de leves a graves.  Dios obra así para dar oportunidad a la gente a arrepentirse antes que venga el juicio final.  De igual forma será en los tiempos finales; los juicios irán en incremento dando la oportunidad para arrepentirse. 


Estudios de otros capítulos de este libro: Éxodo
Clase virtual de este libro: Audio de Éxodo



2 comentarios:

  1. Wuao Dios Le bendiga sierva me gozo much en cada estudio estos estudio me Han Dado sedan port LA pal bra DE MI Dios Altisimo bendiciones DesDE Connecticut usa

    ResponderEliminar

Son bienvenidos las dudas y comentarios (con el entendido que se hagan con respeto)...