martes, 27 de junio de 2017

EXODO 22:16-31. Otras Leyes Sociales


TOMAR POR MUJER
La Ley de Dios enseña a que los hombres respeten a los mujeres. Si quieren a una mujer, deben tomarla como su esposa. Si un hombre se pasa de la línea con una mujer soltera, tendrá que responder de la siguiente manera:
(Éxodo 22:16-17)  Si alguno engañare a una doncella que no fuere desposada, y durmiere con ella, deberá dotarla y tomarla por mujer. Si su padre no quisiere dársela, él le pesará plata conforme a la dote de las vírgenes. 

El precio de la dote era 50 piezas de plata. Si se casa con ella, nunca podrá darle carta de divorcio (Exo. 22:28-29).


OTRAS FALTAS CON PENA DE MUERTE
A continuación, la Biblia enumera una lista de pecados cuyo castigo es la muerte:

a. Hechicería
(Éxodo 22:18) A la hechicera no dejarás que viva. 

(Otras referencias: Lev. 19:31; Lev. 20:27; Deu. 18:9-15)

Tampoco se dejará pasar por alto al que visite a hechicera o adivino:
(Lev. 20:6) Y la persona que atendiere a encantadores o adivinos, para prostituirse tras de ellos, yo pondré mi rostro contra la tal persona, y la cortaré de entre su pueblo.

b. Bestialismo
(Éxodo 22:19) Cualquiera que cohabitare con bestia, morirá. 

(Otras referencias:  Lev. 18:23, Lev. 18:25, Lev. 20:15-16; Deu. 27:21)

c. Idolatría
(Éxodo. 22:20) El que ofreciere sacrificio a dioses excepto solamente a Jehová, será muerto. 

En el libro de Deuteronomio se detalla más este caso:
(Deu. 17:2-5) Cuando se hallare en medio de ti, en alguna de tus ciudades que Jehová tu Dios te da, hombre o mujer que haya hecho mal ante los ojos de Jehová tu Dios traspasando su pacto, que hubiere ido y servido a dioses ajenos, y se hubiere inclinado a ellos, ya sea al sol, o a la luna, o a todo el ejército del cielo, lo cual yo he prohibido; y te fuere dado aviso, y después que oyeres y hubieres indagado bien, la cosa pareciere de verdad cierta, que tal abominación ha sido hecha en Israel; entonces sacarás a tus puertas al hombre o a la mujer que hubiere hecho esta mala cosa, sea hombre o mujer, y los apedrearás, y así morirán.

DEFENSA DE LOS MÁS VULNERABLES
En la siguiente sección encontramos leyes que protegen a unos de los miembros más vulnerables en la sociedad:

a. Extranjeros
(Éxodo 22:21)  Y al extranjero no engañarás ni angustiarás, porque extranjeros fuisteis vosotros en la tierra de Egipto. 

El extranjero es vulnerable porque no cuenta con muchos de los derechos con los que cuentan los ciudadanos. Además, no cuenta con una familia extendida que lo pueda ayudar o defender en caso de necesitarlo. Por ello, los extranjeros suelen ser susceptibles a que se aprovechen de ellos.
(Lev. 19:33-34) Cuando el extranjero morare con vosotros en vuestra tierra, no le oprimiréis. Como a un natural de vosotros tendréis al extranjero que more entre vosotros, y lo amarás como a ti mismo; porque extranjeros fuisteis en la tierra de Egipto. Yo Jehová vuestro Dios.

Eso les pasó a los israelitas en Egipto, y por eso Dios exhorta a los israelitas a que sientan empatía con los extranjeros, porque ellos también lo fueron, al igual que Abraham en la Tierra de Canaán.
(Éxodo 23:9) Y no angustiarás al extranjero; porque vosotros sabéis cómo es el alma del extranjero, ya que extranjeros fuisteis en la tierra de Egipto.

b. Viudas y huérfanos
Viudas y huérfanos
La viuda y los huérfanos no cuentan con un hombre que dé la cara por ellos, les provea y los defienda.  Esto los hace muy vulnerables ante personas que se quieran aprovechar de ellos.  Por eso Dios sale en su defensa:
(Éxodo 22:22) A ninguna viuda ni huérfano afligiréis. 

La Ley no establece “un castigo judicial” para quien no acate estas dos leyes morales, pero Dios aclara que es un “falta moral y espiritual”, y Él mismo se encargará de hacer justicia con los que se aprovechen de los extranjeros, las viudas y los huérfanos.
(Éxodo 22:23-24)  Porque si tú llegas a afligirles, y ellos clamaren a mí, ciertamente oiré yo su clamor; y mi furor se encenderá, y os mataré a espada, y vuestras mujeres serán viudas, y huérfanos vuestros hijos. 

(Deu. 10:17-19) Porque Jehová vuestro Dios es Dios de dioses y Señor de señores, Dios grande, poderoso y temible, que no hace acepción de personas, ni toma cohecho; que hace justicia al huérfano y a la viuda; que ama también al extranjero dándole pan y vestido. Amaréis, pues, al extranjero; porque extranjeros fuisteis en la tierra de Egipto.

(Salmo 140:12) Yo sé que Jehová tomará a su cargo la causa del afligido, y el derecho de los necesitados.

LEYES SOBRE PRÉSTAMOS
La Ley de Dios también contempla el tema de los préstamos, que es otra área económica y social que puede prestarse para el abuso (tanto de parte del que presta como el que pide prestado).

a. Sin Usura
Por lo general, cuando alguien pide prestado es porque tiene necesidad. La Biblia advierte que no se saque provecho de esa necesidad, y prohibe la usura (es decir, el cobro de un interés excesivamente alto por un préstamo).
(Éxodo 22:25)  Cuando prestares dinero a uno de mi pueblo, al pobre que está contigo, no te portarás con él como logrero, ni le impondrás usura. 

Como protección en contra de la usura, la Ley de Dios prohibe cobrar intereses en los préstamos a los hermanos.
(Deu. 23:19-20) No exigirás de tu hermano interés de dinero, ni interés de comestibles, ni de cosa alguna de que se suele exigir interés. Del extraño podrás exigir interés, mas de tu hermano no lo exigirás, para que te bendiga Jehová tu Dios en toda obra de tus manos en la tierra adonde vas para tomar posesión de ella.

Los préstamos a los extraños son considerados como “negocios”, por lo que en esos casos sí se puede cobrar intereses. Pero al hermano en necesidad no se le debe cobrar interés, aunque sí se espera que devuelva lo que ha pedido prestado.

b. Garantía del préstamo
En el proceso de los préstamos es natural que uno pida “prenda”, es decir, una garantía de pago. En tiempos bíblicos, las garantías solían ser prendas personales.  El problema es que a veces las personas no tienen más prendas que la vestimenta que llevan puesta, y la necesitan. Por eso, la Biblia exhorta al prestamista a que sea considerado y haga lo siguiente:
(Éxodo 22:26-27) Si tomares en prenda el vestido de tu prójimo, a la puesta del sol se lo devolverás. Porque sólo eso es su cubierta, es su vestido para cubrir su cuerpo. ¿En qué dormirá? Y cuando él clamare a mí, yo le oiré, porque soy misericordioso. 

(Otra referencia: Deu. 24:10-13)

La Biblia también enseña que el que pide prestado debe pagar, y no aprovecharse del prójimo.
(Salmo 37:21) El impío toma prestado, y no paga; mas el justo tiene misericordia, y da.


OTRAS LEYES
Al final del capítulo 22 se presentan leyes variadas de convivencia social:

a. Respeto a las autoridades
(Éxodo 22:28) No injuriarás a los jueces, ni maldecirás al príncipe de tu pueblo. 

La Biblia no sólo promueve el respeto a las autoridades, sino también la obediencia, tal como lo enseña Pablo:
(Romanos 13:2-3) De modo que quien se opone a la autoridad, a lo establecido por Dios resiste; y los que resisten, acarrean condenación para sí mismos. Porque los magistrados no están para infundir temor al que hace el bien, sino al malo. ¿Quieres, pues, no temer la autoridad? Haz lo bueno, y tendrás alabanza de ella.

(Tito 3:1) Recuérdales que se sujeten a los gobernantes y autoridades, que obedezcan, que estén dispuestos a toda buena obra. 

b. Dar las primicias a Dios
(Éxodo 22:29-30)  No demorarás la primicia de tu cosecha ni de tu lagar.  Me darás el primogénito de tus hijos. Lo mismo harás con el de tu buey y de tu oveja; siete días estará con su madre, y al octavo día me lo darás. 

Al entregar lo primero a Dios, reconocemos que Él ocupa el primer lugar en nuestras vidas.
(Proverbios 3:9-10) Honra a Jehová con tus bienes, y con las primicias de todos tus frutos; y serán llenos tus graneros con abundancia, y tus lagares rebosarán de mosto.

c. Advierte al pueblo que no coma carne destrozada por las fieras.
(Éxodo 22:31) Y me seréis varones santos. No comeréis carne destrozada por las fieras en el campo; a los perros la echaréis.


Estudios de otros capítulos de este libro: Éxodo

-->
Clase virtual de este libro: Audio de Éxodo 


sábado, 24 de junio de 2017

EXODO 22:1-15. Leyes sobre la Propiedad


En el capítulo 22, Moisés sigue enseñando sobre las leyes básicas de convivencia social, tal como Dios lo instruyó en el Monte Sinaí. Parte importante de ello es el respeto a la propiedad.

A continuación, la Biblia señala cuál es la pena por robo o por daños a la propiedad ajena:

POR ROBO DE GANADO
Las leyes sobre robo comienzan mencionando el robo de ganado, dado que esta era la principal propiedad que tenían los israelitas saliendo de Egipto. El castigo dependerá del estado en que el dueño recupere su pertenencia:

a. Si el ladrón ya se deshizo de lo robado, debe pagar una remuneración considerada:
(Éxodo 22:1) Cuando alguno hurtare buey u oveja, y lo degollare o vendiere, por aquel buey pagará cinco bueyes, y por aquella oveja cuatro ovejas. 

Se pagaba más por el buey dado que éste producía más utilidad que la oveja. 

b. Si el ladrón todavía tenía lo robado completo e íntegro, debía devolverlo, y aún así debía pagar extra:
(Éxodo 22:4) Si fuere hallado con el hurto en la mano, vivo, sea buey o asno u oveja, pagará el doble. 

c. Por principio, el ladrón debe restituir por lo robado. Si no podía pagar, entonces tendría que servir como esclavo hasta pagar el monto de lo que debía por el robo.
(Éxodo 22:3b) …El ladrón hará completa restitución; si no tuviere con qué, será vendido por su hurto.

POR ROBO EN UNA CASA
La Biblia autoriza que las personas se defiendan en caso que un ladrón entre a su casa.
(Éxodo 22:2-4)  Si el ladrón fuere hallado forzando una casa, y fuere herido y muriere, el que lo hirió no será culpado de su muerte. Pero si fuere de día, el autor de la muerte será reo de homicidio. 

Por lo general, los ladrones roban en casas durante la noche, cuando todos duermen, y éstos llegaban armados (Mat. 24:43; 1 Tes. 5:2).

POR DAÑOS
La Ley de Dios sigue enseñando sobre el respeto a la propiedad privada, al igual que la responsabilidad que se asume si se incurre en daños.
(Éxodo 22:5-6) Si alguno hiciere pastar en campo o viña, y metiere su bestia en campo de otro, de lo mejor de su campo y de lo mejor de su viña pagará. Cuando se prendiere fuego, y al quemar espinos quemare mieses amontonadas o en pie, o campo, el que encendió el fuego pagará lo quemado. 

En el trabajo, uno debe tener cuidado de lo que hace para no dañar la propiedad de otros. Y si se incurre en daños, debe pagar para restituir.  

AL CUIDADO DE LO AJENO
La Biblia también contempla el caso en que alguien deje a otro al cuidado de sus pertenencias. Si éstas se pierden, ¿quién es responable?

a. Si fuera robado…
(Éxodo 22:7-8) Cuando alguno diere a su prójimo plata o alhajas a guardar, y fuere hurtado de la casa de aquel hombre, si el ladrón fuere hallado, pagará el doble. Si el ladrón no fuere hallado, entonces el dueño de la casa será presentado a los jueces, para que se vea si ha metido su mano en los bienes de su prójimo. 

Los jueces van a determinar si la persona encargada es inocente del robo, o si es responsable.

b. Si se pierde o muere un animal a su cargo…
(Éxodo 22:10-11) Si alguno hubiere dado a su prójimo asno, o buey, u oveja, o cualquier otro animal a guardar, y éste muriere o fuere estropeado, o fuere llevado sin verlo nadie; juramento de Jehová habrá entre ambos, de que no metió su mano a los bienes de su prójimo; y su dueño lo aceptará, y el otro no pagará. 

Esto también aplica al caso en que un animal fue arrebatado por una fiera (Exo. 22:13).

c. Si se prueba que el encargado es responsable de robo o descuido, entonces deberá pagar al dueño.
(Éxodo 22:12) Mas si le hubiere sido hurtado, resarcirá a su dueño. 

PERTENECIAS PRESTADAS O ALQUILADAS
En el caso de cosas que se pidan prestadas o alquiladas, si se daña o se pierde la Ley de Dios determina lo siguiente:
(Éxodo 22:14) Pero si alguno hubiere tomado prestada bestia de su prójimo, y fuere estropeada o muerta, estando ausente su dueño, deberá pagarla.

Diferente caso es si el dueño está presente…
(Éxodo 22:15) Si el dueño estaba presente no la pagará. Si era alquilada, reciba el dueño el alquiler. 

¿DE QUIÉN ES?
En el caso de que dos personas se peleen por la misma propiedad, el caso se llevará ante los jueces.
(Éxodo 22:9) En toda clase de fraude, sobre buey, sobre asno, sobre oveja, sobre vestido, sobre toda cosa perdida, cuando alguno dijere: Esto es mío, la causa de ambos vendrá delante de los jueces; y el que los jueces condenaren, pagará el doble a su prójimo. 

Adjudicarse algo que es de otro es equivalente al robo, y el castigo es similar. La palabra que se traduce como “fraude”, en hebreo es: “Pesha”, que también puede significar: defecto, falta, infracción, iniquidad, maldad, ofensa, pecado, rebeldía, rebelión, traición, trasgresión.

En la próxima entrada seguiremos estudiando las leyes de Exodo 22…


Estudios de otros capítulos de este libro: Éxodo

Clase virtual de este libro: Audio de Éxodo