miércoles, 16 de agosto de 2017

EXODO 31. Artistas y Dia de Reposo




MAESTROS DE LA OBRA
(Ref. Exo. 35.30--36.1)
Muchas personas participaron en la construcción del Tabernáculo, pero sólo dos fueron escogidas por nombre: Bezaleel y Aholiab. Dios los escogió a ambos para dirigir la obra, no sólo por sus aptitudes artisticas sino sobre todo por su buena disposición espiritual.
(Éxodo 31:1-11) Habló Jehová a Moisés, diciendo: Mira, yo he llamado por nombre a Bezaleel hijo de Uri, hijo de Hur, de la tribu de Judá; y lo he llenado del Espíritu de Dios, en sabiduría y en inteligencia, en ciencia y en todo arte, para inventar diseños, para trabajar en oro, en plata y en bronce, y en artificio de piedras para engastarlas, y en artificio de madera; para trabajar en toda clase de labor. Y he aquí que yo he puesto con él a Aholiab hijo de Ahisamac, de la tribu de Dan; y he puesto sabiduría en el ánimo de todo sabio de corazón, para que hagan todo lo que te he mandado; el tabernáculo de reunión, el arca del testimonio, el propiciatorio que está sobre ella, y todos los utensilios del tabernáculo, la mesa y sus utensilios, el candelero limpio y todos sus utensilios, el altar del incienso, el altar del holocausto y todos sus utensilios, la fuente y su base, los vestidos del servicio, las vestiduras santas para Aarón el sacerdote, las vestiduras de sus hijos para que ejerzan el sacerdocio, el aceite de la unción, y el incienso aromático para el santuario; harán conforme a todo lo que te he mandado.

Es evidente que Dios les dio a estos dos hombres la habilidad que se necesitaba para crear el Tabernáculo. Pero, más que la “habilidad artística”, lo que Dios espera de sus siervos es completa obediencia. Por eso, al final de este párrafo, el Señor señala que los escogió porque ellos “harán conforme a todo lo que te he mandado” (Exo. 30:11).


DÍA DE REPOSO COMO SEÑAL
El último mensaje que Dios le habló a Moisés antes de entregarle las Tablas de la Ley fue acerca del día de reposo. El Señor le dijo que el hecho de “guardar el día de reposo” (heb. Shabat) serviría como una señal:
(Éxodo 31:12-13) Habló además Jehová a Moisés, diciendo: Tú hablarás a los hijos de Israel, diciendo: En verdad vosotros guardaréis mis días de reposo; porque es señal entre mí y vosotros por vuestras generaciones, para que sepáis que yo soy Jehová que os santifico.

“Santificar” (heb. Kadash) significa: apartar para un propósito especial. Guardar el día de reposo es una señal que marca la diferencia entre el Pueblo de Dios y las demás naciones.

A continuación, Dios expresa cuán en serio Él toma el día de reposo:
(Éxodo 31:14-15) Así que guardaréis el día de reposo, porque santo es a vosotros; el que lo profanare, de cierto morirá; porque cualquiera que hiciere obra alguna en él, aquella persona será cortada de en medio de su pueblo. Seis días se trabajará, mas el día séptimo es día de reposo consagrado a Jehová; cualquiera que trabaje en el día de reposo ciertamente morirá.

Tal vez suene demasiado drástico la pena de muerte, pero si Dios lo dijo, es por algo. En este mensaje, hay una gran lección espiritual…

Lección espiritual:
En el mandato sobre el día de reposo hay una revelacón de la obra redentora del Mesías:

Así como los israelitas le fallaron a Dios con el pecado del Becerro de Oro, también todos los creyentes le hemos fallado a Dios, aún después de ser salvos por fe. La Biblia dice que “no hay nadie justo, ni aún uno” (Rom. 3:10; Ecl. 7:20). También dice que “la paga del pecado es muerte”; y ante esto, todos merecemos morir. Pero, por su gracia, Dios nos perdonó (Rom. 6:23); sin embargo, el Señor no nos perdona para que cada uno haga lo que quiera, sino que nos da otra oportunidad para que regresar a Él y vivir como Él manda. Pablo lo explica de la siguiente manera:
(Romanos 6:15-18) ¿Entonces qué? ¿Pecaremos porque no estamos bajo la ley, sino bajo la gracia? ¡De ningún modo! ¿No sabéis que cuando os presentáis a alguno como esclavos para obedecerle, sois esclavos de aquel a quien obedecéis, ya sea del pecado para muerte, o de la obediencia para justicia? Pero gracias a Dios, que aunque erais esclavos del pecado, os hicisteis obedientes de corazón a aquella forma de enseñanza a la que fuisteis entregados; y habiendo sido libertados del pecado, os habéis hecho siervos de la justicia.

Y más adelante sigue diciendo:
(Romanos 6:22-23) Pero ahora, habiendo sido libertados del pecado y hechos siervos de Dios, tenéis por vuestro fruto la santificación, y como resultado la vida eterna. Porque la paga del pecado es muerte, pero la dádiva de Dios es vida eterna en Cristo Jesús Señor nuestro.

Éste es nuestro reposo: saber que la salvación es regalo de Dios, ya que nosotros no podemos alcanzarla por mérito propio. Dios nos manda a que hagamos nuestra parte (“seis días trabajarás”), pero al final de todo descansamos en el conocimiento que nuestra salvación no depende de que seamos perfectos, sino de la bondad de Dios (“el séptimo día decansarás”). Por eso Jesús dijo que “nuestra carga es liviana”.
(Mateo 11:28-30) Venid a mí todos los que estáis trabajados y cargados, y yo os haré descansar. Llevad mi yugo sobre vosotros, y aprended de mí, que soy manso y humilde de corazón; y hallaréis descanso para vuestras almas; porque mi yugo es fácil, y ligera mi carga.

En la tradición hebrea, se identifica la Torá (la Ley de Dios) como “el yugo” que deben llevar todos los que pertenecen al Pueblo de Dios. Jesús tomó esta idea como referencia para explicar que, aunque llevemos este “yugo de obediencia”, la carga no es pesada porque nuestra salvación no depende de que seamos “perfectos” sino por la gracia de Dios—y éste es nuestro reposo.

Por el contrario, si alguien sigue “haciendo obra en el día de reposo”, creyendo que sus buenas obras le ganarán la salvación (en lugar de confiar en la obra redentora de Jesús en la cruz), entonces encontrará la muerte, porque nadie puede alcanzar la salvación por sus propias obras (Gal. 2:16; Gal.3:11; Fil. 3:9; 2 Cor. 5:21).

Esta es la revelación que recordamos, repasamos y celebramos en el día de reposo (heb. Shabat).

PACTO PERPETUO
La señal del día de reposo no era sólo para los israelitas que atravesaron el desierto en camino a la Tierra Prometida. Los siguientes versículos señalan que el Shabat es parte del Pacto perpetuo, eterno, para ser guardado de generación en generación.
(Éxodo 31:16-17) Guardarán, pues, el día de reposo los hijos de Israel, celebrándolo por sus generaciones por pacto perpetuo. Señal es para siempre entre mí y los hijos de Israel; porque en seis días hizo Jehová los cielos y la tierra, y en el séptimo día cesó y reposó.

El profeta Isaías señala que el día de reposo también servirá como señal de la fe para los extranjeros que crean en Jehová como su Dios.
(Isaías 56:6-7) Y a los hijos de los extranjeros que sigan a Jehová para servirle, y que amen el nombre de Jehová para ser sus siervos; a todos los que guarden el día de reposo para no profanarlo, y abracen mi pacto, yo los llevaré a mi santo monte, y los recrearé en mi casa de oración; sus holocaustos y sus sacrificios serán aceptos sobre mi altar; porque mi casa será llamada casa de oración para todos los pueblos.

El Shabat es la señal eterna que Dios estabeció para aquellos que entren en Pacto con Él.

Después de establecer esta señal, el Señor le entregó a Moisés las Tablas del Testimonio, que llevaban escritas los “Diez Mandamientos”, que es el resumen de la Ley de Dios.
(Éxodo 31:18) Y dio a Moisés, cuando acabó de hablar con él en el monte de Sinaí, dos tablas del testimonio, tablas de piedra escritas con el dedo de Dios


Estudios de otros capítulos de este libro: Éxodo



viernes, 11 de agosto de 2017

EXODO 30. Tabernáculo (5): Altar de Oro y Fuente de Bronce


Seguimos con el estudio del Tabernáculo. En este capítulo veremos cómo construyeron dos piezas importantes del mobiliario: el Altar del oro y la Fuente de Bronce…

ALTAR DEL INCIENSO
(Ref. Exo. 37.25-28)
Esta pieza del mobiliario servía como un altar para quemar el incienso en el Lugar Santo. Al igual que las otras piezas en esta área, también estaba cubierta de oro.  
(Éxodo 30:1-5) Harás asimismo un altar para quemar el incienso; de madera de acacia lo harás. Su longitud será de un codo, y su anchura de un codo; será cuadrado, y su altura de dos codos; y sus cuernos serán parte del mismo. Y lo cubrirás de oro puro, su cubierta, sus paredes en derredor y sus cuernos; y le harás en derredor una cornisa de oro. Le harás también dos anillos de oro debajo de su cornisa, a sus dos esquinas a ambos lados suyos, para meter las varas con que será llevado. Harás las varas de madera de acacia, y las cubrirás de oro.

Éste era el último mueble antes de entrar al Lugar Santísimo.
(Éxodo 30:6) Y lo pondrás delante del velo que está junto al arca del testimonio, delante del propiciatorio que está sobre el testimonio, donde me encontraré contigo.

En la Biblia, el incienso representa las oraciones:
(Salmo 141:2) Suba mi oración delante de ti como el incienso, el don de mis manos como la ofrenda de la tarde.
(Apocalipsis 5:8) ...copas de oro llenas de incienso, que son las oraciones de los santos.

Los sacerdotes debían quemar el incienso en el Altar de Oro dos veces al día, todos los días:
(Éxodo 30:7-8) Y Aarón quemará incienso aromático sobre él; cada mañana cuando aliste las lámparas lo quemará. Y cuando Aarón encienda las lámparas al anochecer, quemará el incienso; rito perpetuo delante de Jehová por vuestras generaciones.

Esto representa una vida de continua oración e intercesión.

INCIENSO ESPECIAL
La Biblia señala que no se podía quemar cualquier tipo de incienso en el Altar de Oro, sino sólo la mezcla especial mandada por Dios.
(Éxodo 30:9) No ofreceréis sobre él incienso extraño, ni holocausto, ni ofrenda; ni tampoco derramaréis sobre él libación.

Los ingredientes especiales para el incienso santo están detallados en los siguientes versículos:
(Éxodo 30:34-36) Dijo además Jehová a Moisés: Toma especias aromáticas, estacte y uña aromática y gálbano aromático e incienso puro; de todo en igual peso, y harás de ello el incienso, un perfume según el arte del perfumador, bien mezclado, puro y santo. Y molerás parte de él en polvo fino, y lo pondrás delante del testimonio en el tabernáculo de reunión, donde yo me mostraré a ti. Os será cosa santísima.

La Biblia también señala que este incienso era para uso exclusivo del Tabernáculo.
(Éxodo 30:37-38) Como este incienso que harás, no os haréis otro según su composición; te será cosa sagrada para Jehová. Cualquiera que hiciere otro como este para olerlo, será cortado de entre su pueblo

El aroma de este incienso santo era exclusivo para el Santuario. Cuando un sacerdote servía allí, se le impregnaba ese aroma; y cuando salía al campamento, aunque usara ropas normales, el aroma daba evidencia que él había servido en el santuario.

EN YOM KIPUR
Una vez al año se hacía un rital especial sobre el Altar del Incienso: en el Día de Expiación (heb. Yom Kipur), se derramaba sobre las puntas del Altar la sangre del sacrificio que servía para pedir perdón por los pecados.
(Éxodo 30:10) Y sobre sus cuernos hará Aarón expiación una vez en el año con la sangre del sacrificio por el pecado para expiación; una vez en el año hará expiación sobre él por vuestras generaciones; será muy santo a Jehová.


FUENTE DE BRONCE
La otra pieza importante que se describe en este capítulo es la “Fuente de Bronce”, también conocida como Lavacro o Lavatorio. Era una especie de pila, hecha de bronce, que se llenaba de agua.
(Éxodo 30:17-18) Habló más Jehová a Moisés, diciendo: Harás también una fuente de bronce, con su base de bronce, para lavar; y la colocarás entre el tabernáculo de reunión y el altar, y pondrás en ella agua.

La Biblia no es específica en cuanto a su tamaño. Sólo se sabe que se encontraba entre el Altar de Bronce y el Santuario. Allí era donde los sacerdotes se lavaban sus pies y manos antes de entrar al Santuario o hacer una ofrenda.
(Éxodo 30:19-21) Y de ella se lavarán Aarón y sus hijos las manos y los pies. Cuando entren en el tabernáculo de reunión, se lavarán con agua, para que no mueran; y cuando se acerquen al altar para ministrar, para quemar la ofrenda encendida para Jehová, se lavarán las manos y los pies, para que no mueran. Y lo tendrán por estatuto perpetuo él y su descendencia por sus generaciones.

Mientras más se acercaban al Lugar Santísimo, donde se manifestaba la Presencia de Dios, se requería un mayor nivel de santidad.


ACEITE DE UNCIÓN
Al final de este capítulo, Dios da las instrucciones específicas para la preparación del aceite de unción.
(Éxodo 30:22-25) Habló más Jehová a Moisés, diciendo: Tomarás especias finas: de mirra excelente quinientos siclos, y de canela aromática la mitad, esto es, doscientos cincuenta, de cálamo aromático doscientos cincuenta, de casia quinientos, según el siclo del santuario, y de aceite de olivas un hin. Y harás de ello el aceite de la santa unción; superior ungüento, según el arte del perfumador, será el aceite de la unción santa.

La base del ungüento era aceite de oliva, aromatizado con las siguientes especias: mirra, canela, cálamo y casia, en las medidas especificadas.  

¿Para qué se usaba este aceite especial? Uno de los propósitos del aceite era para ungir todas las piezas del Tabernáculo:
(Éxodo 30:26-29) Con él ungirás el tabernáculo de reunión, el arca del testimonio, la mesa con todos sus utensilios, el candelero con todos sus utensilios, el altar del incienso, el altar del holocausto con todos sus utensilios, y la fuente y su base. Así los consagrarás, y serán cosas santísimas; todo lo que tocare en ellos, será santificado.

El otro propósito del aceite es para ungir a los sacerdotes, cuando fueren consagrados para su ministerio:
(Éxodo 30:30-31) Ungirás también a Aarón y a sus hijos, y los consagrarás para que sean mis sacerdotes. Y hablarás a los hijos de Israel, diciendo: Este será mi aceite de la santa unción por vuestras generaciones.

En caso que a alguien se le ocurriera usarlo para otros propósitos, el Señor advierte que esta receta es santa, apartada para el uso exclusivo de Tabernáculo.
(Éxodo 30:32-33) Sobre carne de hombre no será derramado, ni haréis otro semejante, conforme a su composición; santo es, y por santo lo tendréis vosotros. Cualquiera que compusiere ungüento semejante, y que pusiere de él sobre extraño, será cortado de entre su pueblo.


RESCATE PARA EL CENSO
En este capítulo, el Señor también le habló a Moisés sobre los censos. En términos generales, la Biblia deja claro que a Dios no le agrada que se cuente a la gente. Más bien, ésa es una tendencia del hombre, en su deseo de medir su poder (1 Sam. 24:1-4). Sin embargo, hay ocasiones en que los censos son necesarios (para la guerra y para la reparticion de tierras); y en esos casos el Señor indica cómo se debe contar a Su Pueblo:
(Éxodo 30:11-13) Habló también Jehová a Moisés, diciendo: Cuando tomes el número de los hijos de Israel conforme a la cuenta de ellos, cada uno dará a Jehová el rescate de su persona, cuando los cuentes, para que no haya en ellos mortandad cuando los hayas contado. Esto dará todo aquel que sea contado; medio siclo, conforme al siclo del santuario. El siclo es de veinte geras. La mitad de un siclo será la ofrenda a Jehová.

No todos los sraelitas debían pagar el medio siclo, sino sólo los hombres mayores de veinte años (que son los que van a la guerra, y los que tienen derecho a poseer tierra).
(Éxodo 30:14) Todo el que sea contado, de veinte años arriba, dará la ofrenda a Jehová. Ni el rico aumentará, ni el pobre disminuirá del medio siclo, cuando dieren la ofrenda a Jehová para hacer expiación por vuestras personas.

La razón por la que se menciona en el contexto del Tabernáculo es porque la recaudación del dinero del censo servirá como ofrenda para el funcionamiento del Tabernáculo.
(Éxodo 30:16) Y tomarás de los hijos de Israel el dinero de las expiaciones, y lo darás para el servicio del tabernáculo de reunión; y será por memorial a los hijos de Israel delante de Jehová, para hacer expiación por vuestras personas.


Estudios de otros capítulos de este libro: Éxodo