jueves, 31 de octubre de 2013

GENESIS 35:1-4. De Siquem a Betel



Cuando Jacob entró a la Tierra Prometida, se asentó en Siquem.  Según algunos comentaristas, ellos pasaron allí diez años. Lo extraño es que Jacob decidiera quedarse en Siquem, al  norte de Israel, y no fuera directamente al sur, donde vivían sus padres. 

Pero las tragedias que sucedieron en Siquem (la violación de Dina y la subsiguiente venganza por parte de Simeón y Levi) obligaron a la familia de Jacob a salir de ese lugar. Finalmente siguieron su camino hacia el sur.  Jacob no sólo debía visitar a sus padres, sino tenía otra misión en esa dirección: regresar a Betel, donde había hecho un voto a Dios…   

DESTINO: BETEL
Ya establecido en Siquem, es probable que Jacob se haya olvidado de Dios.  Se acomodó a la vida a la par de los cananeos.  Pero los acontecimientos de su familia lo sacudieron, e hicieron que volviera a buscar al Señor.
(Gen. 35:1)  Entonces Dios dijo a Jacob: Levántate, sube a Betel y habita allí; y haz allí un altar a Dios, que se te apareció cuando huías de tu hermano Esaú. 


Dios le da a Jacob las siguientes instrucciones:
a.  “Levántate”…
Seguramente Jacob se sentía derrotado, luego de lo que sucedió en su familia.  Pero Dios lo animó a que se levantara.  Ese no era el fin…sino el comienzo de su vida en la Tierra Prometida.  Jacob nunca debió acomodarse y quedarse entre los cananeos.  Ahora era la hora de dejar ese lugar y subir…

b.  “Sube a Betel”…
Dios usa la palabra “subir” en referencia a ir a Betel, en forma similar a la que la Biblia usa en relación a Jerusalén; siempre se “sube” a la ciudad que Dios escogió para poner allí Su Nombre. 

Siquem era un lugar bajo, mientras que Betel era un lugar alto, no sólo en un sentido natural sino también espiritual.  Jacob debía ir a Betel para encontrarse allí con Dios.

c.  “Habita allí”…
Dios invita a Jacob a habita allí, en un lugar alto, cerca de Él, no en medio del pueblo cananeo.

Betel era un lugar especial.  En ese lugar, también Abraham había invocado el nombre de Dios (Gen.13:3-4). En ese lugar Abraham debió permanecer, en lugar de haberse ido a Egipto.  El Señor invitó a Jacob a no cometer el mismo error que su abuelo; no debía buscar refugio en el mundo, pues lo encontraría en la Tierra que Dios le daría.

d.  “Haz un altar”…
La principal razón para ir a Betel era cumplir el voto que Jacob le hizo a Dios cuando salió huyendo de Esaú muchos años atrás…
(Gen. 28:10-22)  Y salió Jacob de Beerseba, y fue para Harán.  (11)  Y llegó a cierto lugar y pasó la noche allí, porque el sol se había puesto; tomó una de las piedras del lugar, la puso de cabecera y se acostó en aquel lugar.  (12)  Y tuvo un sueño, y he aquí, había una escalera apoyada en la tierra cuyo extremo superior alcanzaba hasta el cielo; y he aquí, los ángeles de Dios subían y bajaban por ella.  (13)  Y he aquí, el SEÑOR estaba sobre ella, y dijo: Yo soy el SEÑOR, el Dios de tu padre Abraham y el Dios de Isaac. La tierra en la que estás acostado te la daré a ti y a tu descendencia.  (14)  También tu descendencia será como el polvo de la tierra, y te extenderás hacia el occidente y hacia el oriente, hacia el norte y hacia el sur; y en ti y en tu simiente serán bendecidas todas las familias de la tierra.  (15)  He aquí, yo estoy contigo, y te guardaré por dondequiera que vayas y te haré volver a esta tierra; porque no te dejaré hasta que haya hecho lo que te he prometido.  (16)  Despertó Jacob de su sueño y dijo: Ciertamente el SEÑOR está en este lugar y yo no lo sabía.  (17)  Y tuvo miedo y dijo: ¡Cuán imponente es este lugar! Esto no es más que la casa de Dios, y esta es la puerta del cielo.  (18)  Y se levantó Jacob muy de mañana, y tomó la piedra que había puesto de cabecera, la erigió por señal y derramó aceite por encima.  (19)  Y a aquel lugar le puso el nombre de Betel, aunque anteriormente el nombre de la ciudad había sido Luz.  (20)  Entonces hizo Jacob un voto, diciendo: Si Dios está conmigo y me guarda en este camino en que voy, y me da alimento para comer y ropa para vestir,  (21)  y vuelvo sano y salvo a casa de mi padre, entonces el SEÑOR será mi Dios.  (22)  Y esta piedra que he puesto por señal será casa de Dios; y de todo lo que me des, te daré el diezmo.

El Voto de Jacob consistía en:
à Reconocer a Jehová como su Dios;
à Edificar Casa a Dios donde se le había aparecido;
à Ofrecerle el diezmo (probablemente como primicia, que es 10%--Deut. 26).

Dios había cumplido su parte:
à Estuvo con Jacob;
à Lo guardó en el camino;
à Le dio alimento para comer y ropa para vestir;
à Lo regresó sano y salvo [excepto que aun no había llegado a la casa de su padre, pero fue porque Jacob se había detenido en Siquem].

Si Dios había cumplido su parte, ahora Jacob debía cumplir con la suya…y para ello debía ir a Betel, que en hebreo quiere decir: “Casa de Dios”.


LIMPIEZA ANTES DEL ENCUENTRO
Jacob se preparó para ir a encontrarse de nuevo con el Señor en Betel, el lugar donde tuvo la visión de los cielos abiertos.  Pero antes, él pidió a su familia que se prepararan.
(Gen. 35:2-3)  Entonces Jacob dijo a los de su casa y a todos los que estaban con él: Quitad los dioses extranjeros que hay entre vosotros; purificaos y mudaos los vestidos;  (3)  y levantémonos, y subamos a Betel; y allí haré un altar a Dios, quien me respondió en el día de mi angustia, y que ha estado conmigo en el camino por donde he andado. 

Sorprende saber que la familia de Jacob tenía ídolos paganos.  Eran costumbres que habían adquirido en Harán, al igual que en Siquem. Jacob lo había permitido. 

Antes de juzgar duramente a Jacob, ¿no debemos reconocer que muchos de nosotros tal vez también hemos permitido ídolos del mundo entrar en nuestras casas?  Tal vez sea el amor al dinero, o idolatría al deporte, o tantos otros ídolos del mundo que parecen “normales”, pero no lo son en el Reino de Dios.

Para Jacob había llegado el momento de limpiar su casa.  Y debía hacerlo antes de encontrarse con el Dios de Israel.
(Genesis 35:4)  Entregaron, pues, a Jacob todos los dioses extranjeros que tenían en su poder y los pendientes que tenían en sus orejas; y Jacob los escondió debajo de la encina que había junto a Siquem. 

Jacob dejó enterrado en Siquem su vida pasada.  Ahora estaba a punto de comenzar una nueva etapa de su vida…

En la siguiente entrada veremos el cumplimiento del voto en Betel…


5 comentarios:

  1. Excelente y muy claro el estudio de Génesis 35; Dios bendijo mucho mi vida, gracias.
    Saludos.-
    Micaela.

    ResponderEliminar
  2. muy bueno gracias, muchos nos vemos reflejados en esta historia, pero gracias al Señor por su misericordia que nos vuelve a restaurar, bendiciones.

    ResponderEliminar
  3. Excelente la enseñanza es de mucha utilidad gracias Dios te bendiga

    ResponderEliminar
  4. DIOS le siga usando, muy claro el estudio, me ayudó para preparar el Tema para mi célula el día de hoy. Gracias Hermanos

    ResponderEliminar

Son bienvenidos las dudas y comentarios (con el entendido que se hagan con respeto)...