jueves, 23 de mayo de 2013

GENESIS 30: Los Otros Hijos de Jacob





Entre Raquel y Lea siempre hubo un conflicto y una lucha por el afecto de Jacob, y eso se convirtió en una competencia para ver quién le daba más hijos a Jacob. 

Dado que Raquel no podía tener hijos propios (porque Dios le cerró su matriz temporalmente), ella le pidió a Jacob que tuviera hijos a través de su sierva, al estilo de lo que Sara hizo con Agar.
(Gen. 30:1-3)  Pero viendo Raquel que ella no daba hijos a Jacob, tuvo celos de su hermana, y dijo a Jacob: Dame hijos, o si no, me muero.  (2)  Entonces se encendió la ira de Jacob contra Raquel, y dijo: ¿Estoy yo en lugar de Dios, que te ha negado el fruto de tu vientre?  (3)  Y ella dijo: Aquí está mi sierva Bilha; llégate a ella para que dé a luz sobre mis rodillas, para que por medio de ella yo también tenga hijos. 

5.  DAN (del verbo Din: juzgar, contender, gobernar)
lit. “juez”
(Gen. 30:4-6)  Y le dio a su sierva Bilha por mujer, y Jacob se llegó a ella.  (5)  Bilha concibió y dio a luz un hijo a Jacob.  (6)  Y Raquel dijo: Dios me ha vindicado; ciertamente ha oído mi voz y me ha dado un hijo. Por tanto le puso por nombre Dan. 

6.  NEFTALÍ (del verbo Fatal, torcer, pelear, y la palabra Naftul, luchas)
Lit. “mi lucha”
(Gen. 30:7-8)  Concibió otra vez Bilha, sierva de Raquel, y dio a luz un segundo hijo a Jacob.  (8)  Y Raquel dijo: Con grandes luchas he luchado con mi hermana, y ciertamente he prevalecido. Y le puso por nombre Neftalí. 



Pero Lea no quería quedarse atrás, y también le dio su sierva a Jacob para tener más hijos a través de ella.
(Gen. 30:9)  Viendo Lea que había dejado de dar a luz, tomó a su sierva Zilpa y la dio por mujer a Jacob. 

Así nacieron los siguientes hijos:

7.  GAD (del verbo Gadad: congregar, penetrar, reunir tropas)
Lit.  “tropa”
(Gen. 30:10-11)  Y Zilpa, sierva de Lea, dio a luz un hijo a Jacob.  (11)  Y Lea dijo: ¡Cuán afortunada! Y le puso por nombre Gad. 

8.  ASER (heb. Asher)
Lit. “feliz”
(Gen. 30:12-13)  Después Zilpa, sierva de Lea, dio a luz un segundo hijo a Jacob.  (13)  Y Lea dijo: Dichosa de mí; porque las mujeres me llamarán bienaventurada. Y le puso por nombre Aser. 


MANDRÁGORAS
Mandragora
Raquel estaba desesperada por su esterilidad.  El problema es que buscaba la solución en el lugar equivocado.  No se le ocurrió pedirle a Dios, como lo hizo Rebeca.  Primero se lo pidió a Jacob, quien claramente le dijo que no podía hacer el papel de Dios.  Luego buscó la ayuda de unas frutas que algunos creían que promovía la fertilidad. 
(Gen. 30:14-16)  Fue Rubén en los días de la cosecha de trigo, y halló mandrágoras en el campo, y las trajo a su madre Lea. Entonces Raquel dijo a Lea: Dame, te ruego, de las mandrágoras de tu hijo.  (15)  Pero ella le respondió: ¿Te parece poco haberme quitado el marido? ¿Me quitarás también las mandrágoras de mi hijo? Y Raquel dijo: Que él duerma, pues, contigo esta noche a cambio de las mandrágoras de tu hijo.  (16)  Y cuando Jacob vino del campo por la tarde, Lea salió a su encuentro y le dijo: Debes llegarte a mí, porque ciertamente te he alquilado por las mandrágoras de mi hijo. Y él durmió con ella aquella noche.  

Lo irónico es que quien quedo embarazada no fue Raquel (quien se comió las frutas), sino Lea.

Después de esto, Lea tuvo dos hijos y una hija más:

9.  ISACAR (heb. Yissajar, de la palabra Sajar: pago, recompensa)
Lit. hay recompensa
(Gen. 30:17-18)  Escuchó Dios a Lea, y ella concibió, y dio a luz el quinto hijo a Jacob.  (18)  Y Lea dijo: Dios me ha dado mi recompensa porque di mi sierva a mi marido. Y le puso por nombre Isacar. 

10.  ZABULÓN (del verbo, Zabad: regalado, dotado; la palabra Zebed: dote)
Lit. habitación
(Gen. 30:19-20)  Concibió Lea otra vez y dio a luz el sexto hijo a Jacob.  (20)  Y Lea dijo: Dios me ha favorecido con una buena dote; ahora mi marido vivirá conmigo, porque le he dado seis hijos. Y le puso por nombre Zabulón. 

UNA HIJA: DINA
(Gen. 30:21)  Después dio a luz una hija, y le puso por nombre Dina. 
Lit. Juicio

Algunos creen que Jacob sólo tuvo una hija.  Otros creen que ella es la única en ser mencionada.  Por lo general, la Biblia no menciona los nacimientos de las hijas mujeres, a menos que ellas salgan como parte de la historia, tal como es el caso de Dina. 


ESTERILIDAD TEMPORAL
Así como las matriarcas que le precedieron, Raquel parecía ser estéril, pero no lo era.  Simplemente Dios estaba deteniendo el nacimiento de su hijo con un propósito…él iba a cumplir un propósito especial en los planes de Dios.
(Gen. 30:22-24)  Entonces Dios se acordó de Raquel; y Dios la escuchó y le concedió hijos.  (23) Y ella concibió y dio a luz un hijo, y dijo: Dios ha quitado mi afrenta.  (24)  Y le puso por nombre José, diciendo: Que el SEÑOR me añada otro hijo. 

11.  JOSÉ (heb. Yosef, del verbo Asaf: recolectar, reunir, recibir, quitar)
Lit.  “Dios añadió”

Finalmente Raquel reconoció que Dios era quien le podía abrir su matriz—no su esposo ni las frutas.

Más adelante veremos que le nacerá otro hijo a Raquel: 
12. BENJAMIN (heb. Ben Yamim: hijo de mi diestra).


El conflicto entre Lea y Raquel no se quedó entre ellas.  Veremos más adelante en la historia que el problema y los celos se van a extender a la siguiente generación... 

2 comentarios:

Son bienvenidos las dudas y comentarios (con el entendido que se hagan con respeto)...