lunes, 5 de junio de 2017

EXODO 19:9-20. Preparación y Encuentro en Sinaí


Israel aceptó la propuesta de Dios: ellos serán su pueblo, y Jehová será su Dios (aún antes de oír las condiciones). Como intermediario, Moisés llevó de inmediato la respuesta positiva al Señor. Ante eso, Dios le anunció a Moisés que se presentaría ante todo el pueblo. Previamente, Él había hablado con individuos, pero ésta sería la primera vez que haría una aparición colectiva. El Señor le explicó su razón para hacerlo:
(Éxodo 19:9) Y el SEÑOR dijo a Moisés: He aquí, vendré a ti en una densa nube, para que el pueblo oiga cuando yo hable contigo y también te crean para siempre. Entonces Moisés comunicó al pueblo las palabras del SEÑOR. 

Nótese que Dios aparece en una densa nube. La razón es porque la Biblia dice que nadie puede ver a Dios y vivir, debido a su gloria y santidad (Exo. 33:20). Dios dejó sentir Su Presencia y dejó oír Su Voz ante todo el pueblo, pero los protegió de su gloria para que nadie muriera.  

Como parte de la preparación para el encuentro divino, los israelitas debían consagrarse:
(Éxodo 19:10-11) El SEÑOR dijo también a Moisés: Ve al pueblo y conságralos hoy y mañana, y que laven sus vestidos; y que estén preparados para el tercer día, porque al tercer día el SEÑOR descenderá a la vista de todo el pueblo sobre el monte Sinaí.

En estas instrucciones hay un mensaje profético escondido, en relación a la Novia de Cristo (los creyentes fieles), la cual también debe prepararse para la Venida del Señor.
(Apoc. 19:7-9) Regocijémonos y alegrémonos, y démosle a Él la gloria, porque las bodas del Cordero han llegado y su esposa se ha preparado. Y a ella le fue concedido vestirse de lino fino, resplandeciente y limpio, porque las acciones justas de los santos son el lino fino.  Y el ángel me dijo: Escribe: Bienaventurados los que están invitados a la cena de las bodas del Cordero. Y me dijo: Estas son palabras verdaderas de Dios.

Pablo también explica cómo se prepara la Novia de Cristo:
(Efesios 5:25-27) Maridos, amad a vuestras mujeres, así como Cristo amó a la iglesia y se dio a sí mismo por ella, para santificarla, habiéndola purificado por el lavamiento del agua con la palabra, a fin de presentársela a sí mismo, una iglesia en toda su gloria, sin que tenga mancha ni arruga ni cosa semejante, sino que fuera santa e inmaculada.

La Palabra de Dios es la que lava y purifica a la Novia.

También la mención de que Dios aparece en una nube es una sombra de la segunda venida de Jesús (Apoc. 1:7).

LIMITES
Otra instrucción interesante sobre el encuentro divino en el Monte Sinaí es el límite o frontera que el Señor estableció.
(Éxodo 19:12) Y pondrás límites alrededor para el pueblo, y dirás: "Guardaos de subir al monte o tocar su límite; cualquiera que toque el monte, ciertamente morirá. 

Esta restricción era para beneficio del pueblo (para evitar que alguien muriera). Sin embargo, se menciona una fecha en que sí se podrá cruzar la frontera:
(Éxodo 19:13) Ninguna mano lo tocará, sino que será apedreado o asaeteado; sea animal o sea hombre, no vivirá. Cuando suene largamente la bocina ellos subirán al monte. 

En esta instrucción hay otra revelación profética: El sonido largo no se refiere a cualquier sonido del shofar. La frase “Suene largamente la bocina” es la traducción de una palabra hebrea: Yovel, que también se traduce como: “Jubileo”. El sonido del “Yovel” se toca en un día en especial, y en un año en especial:
(Levítico 25:8-10) Contarás también siete semanas de años para ti, siete veces siete años, para que tengas el tiempo de siete semanas de años, es decir, cuarenta y nueve años. Entonces tocarás fuertemente el cuerno de carnero el décimo día del séptimo mes; en el día de la expiación tocaréis el cuerno por toda la tierra. Así consagraréis el quincuagésimo año y proclamaréis libertad en la tierra para todos sus habitantes. Será de jubileo para vosotros, y cada uno de vosotros volverá a su posesión, y cada uno de vosotros volverá a su familia.

Yovel es el sonido de trompeta que se toca en el día en que da inicio al Jubileo, precisamente en el Día de Expiación (heb. Yom Kipur). El Jubileo es el año del perdón de toda deuda, y el año en el que los israelitas regresaban a su heredad original.  Esta fiesta especial es sombra del día en que Jesús vendrá a borrar todo pecado y perdonar todo deuda, además de devolver las tierras a quienes le pertenecen.

Esta es la trompeta profética que sonará en la Segunda Venida de Jesús (1 Cor. 15:52; 1 Tes. 4:16). En ese día, todos los pecados serán expiados, y podremos subir la Montaña de Dios para estar con Él para siempre. 

AL TERCER DIA
El pueblo de Israel se preparó, y al tercer día tuvieron la experiencia más grande de sus vidas:
(Éxodo 19:16a) Y aconteció que, al tercer día, cuando llegó la mañana, hubo truenos y relámpagos y una densa nube sobre el monte y un fuerte sonido de trompeta; y tembló todo el pueblo que estaba en el campamento.  

Aunque estaban advertidos, nada hubiera podido preparar a los israelitas para lo que presenciaron en ese día. Ante tal muestra de gloria y poder, el pueblo ni siquiera se atrevió a salir de sus tiendas. Moisés tuvo que sacarlos…
(Éxodo 19:17) Entonces Moisés sacó al pueblo del campamento para ir al encuentro de Dios, y ellos se quedaron al pie del monte. 

La Biblia sigue explicando el efecto que causó el descenso de la Presencia de Dios sobre la Tierra:
(Éxodo 19:18-20) Y todo el monte Sinaí humeaba, porque el SEÑOR había descendido sobre él en fuego; el humo subía como el humo de un horno, y todo el monte se estremecía con violencia. El sonido de la trompeta aumentaba más y más; Moisés hablaba, y Dios le respondía con el trueno. Y el SEÑOR descendió al monte Sinaí, a la cumbre del monte; y llamó el SEÑOR a Moisés a la cumbre del monte, y Moisés subió.

Esto era sólo el preámbulo antes de que la voz de Dios se dejara oír en medio del pueblo. En el siguiente capítulo veremos cómo reaccionan cuando Dios comenzó a hablarles en forma colectiva…

En Deuteronomio hace mención del compromiso que el Pueblo hizo con Dios. Podemos leerla, no sólo como un dato histórico, sino también como una invitación que el Señor hace de generación en generación a Su pueblo.
(Deu. 26:16-19) El SEÑOR tu Dios te manda hoy que cumplas estos estatutos y ordenanzas. Cuidarás, pues, de cumplirlos con todo tu corazón y con toda tu alma. Has declarado hoy que el SEÑOR es tu Dios y que andarás en sus caminos y guardarás sus estatutos, sus mandamientos y sus ordenanzas, y que escucharás su voz. Y el SEÑOR ha declarado hoy que tú eres su pueblo, su exclusiva posesión, como Él te prometió, y que debes guardar todos sus mandamientos; y que Él te pondrá en alto sobre todas las naciones que ha hecho, para alabanza, renombre y honor; y serás un pueblo consagrado al SEÑOR tu Dios, como Él ha dicho.


Estudios de otros capítulos de este libro: Éxodo
Clase virtual de este libro: Audio de Éxodo

3 comentarios:

  1. Hola, que buena explicación, pero ¿porque no están los versículos 14 y 15 dentro del estudio?
    Gracias

    ResponderEliminar
  2. Muy Buena explicatión me ayudará de mucho.bendiciones!

    ResponderEliminar

Son bienvenidos las dudas y comentarios (con el entendido que se hagan con respeto)...