jueves, 23 de marzo de 2017

EXODO 8:20-32. Plaga de Moscas


La cuarta plaga abre la puerta a la segunda serie de tres plagas: Moscas, muerte del ganado y úlceras…

4° PLAGA: Moscas (Exo. 8:20-32)
Al igual que la primera plaga, Dios instruye a Moisés que se presente ante el Faraón cuando éste va al río, temprano en la mañana. En ese momento, debe advertirle sobre la nueva plaga que llegará si no los deja ir…
(Éxodo 8:20-21) Jehová dijo a Moisés: Levántate de mañana y ponte delante de Faraón, he aquí él sale al río; y dile: Jehová ha dicho así: Deja ir a mi pueblo, para que me sirva.  Porque si no dejas ir a mi pueblo, he aquí yo enviaré sobre ti, sobre tus siervos, sobre tu pueblo y sobre tus casas toda clase de moscas; y las casas de los egipcios se llenarán de toda clase de moscas, y asimismo la tierra donde ellos estén.



Otro mensaje importante es que, a partir de esa plaga, Dios hará distinción entre los israelitas y los egipcios, para hacer evidente que el Señor está en control de todo—aún sobre la Tierra de Egipto.
(Éxodo 8:22-23) Y aquel día yo apartaré la tierra de Gosén, en la cual habita mi pueblo, para que ninguna clase de moscas haya en ella,  a fin de que sepas que yo soy Jehová en medio de la tierra.  Y yo pondré redención entre mi pueblo y el tuyo. Mañana será esta señal.

La palabra que se traduce como “redención” en hebreo es: Pedut, que también puede traducirse como: distinción, división y liberación. Es un juego de palabras en hebreo, ya que el plan de Dios es hacer una distinción entre israelitas y egipcios con el objetivo final de liberar y redimir a Su Pueblo. “Pedut” también puede traducirse como: “rescate”, que es el pago para una redención.

Efectivamente, cuando cayó la plaga, ésta afectó sólo a los egipcios, y el Señor libró a Su Pueblo.
(Éxodo 8:24) Y Jehová lo hizo así, y vino toda clase de moscas molestísimas sobre la casa de Faraón, sobre las casas de sus siervos, y sobre todo el país de Egipto; y la tierra fue corrompida a causa de ellas.

Esta plaga fue tan tormentosa que el Faraón cedió…pero sólo en parte, ya que puso una condición:
(Éxodo 8:25)  Entonces llamó Faraón a Moisés y a Aarón, y dijo: Id, ofreced sacrificio a vuestro Dios dentro del país. 

Moisés estaba pidiendo ir camino de tres días, lo cual los llevaría a la frontera, fuera de la jurisdicción egipcia. Pero el Faraón no aceptó esa condición; él cedió a que los israelitas adoren a su dios, con la condición que hicieran el sacrificio cerca.

Pero Moisés no aceptó esas condiciones. 
(Éxodo 8:26-27) Y Moisés respondió: No conviene que hagamos así, porque ofreceríamos a Jehová nuestro Dios la abominación de los egipcios. He aquí, si sacrificáramos la abominación de los egipcios delante de ellos, ¿no nos apedrearían? 

Aparentemente, Moisés ya sabía que las ofrendas al Señor incluirían ovejas, y para los egipcios era considerado abominable el sacrificio de ovejas y otros animales que ellos consideraban como sagrados (tal como veremos en la próxima plaga). Uno de los principales dioses de Egipto era Khnum, que tenía cuerpo de hombre y cabeza de cordero. Ellos creían que este dios había creado al hombre, y era también el responsable de mantener el nivel del río Nilo. Por ende, sacrificar un cordero hubiera sido una ofensa para la religión egipcia. Por eso, Moisés dijo que no aceptaría la condición del Faraón...
(Éxodo 8:27)  Camino de tres días iremos por el desierto, y ofreceremos sacrificios a Jehová nuestro Dios, como él nos dirá.

El Faraón aceptó a medias, diciendo “con tal que no vayáis más lejos” (Exo. 8:28), pero comenzó a reconocer el poder de Dios pidiendo que intercedieran por él.
  
Daba la impresión que Faraón finalmente había cedido, y Moisés aceptó orar para que se acabara la plaga…
(Éxodo 8:29-30)  Y respondió Moisés: He aquí, al salir yo de tu presencia, rogaré a Jehová que las diversas clases de moscas se vayan de Faraón, y de sus siervos, y de su pueblo mañana; con tal que Faraón no falte más, no dejando ir al pueblo a dar sacrificio a Jehová. Entonces Moisés salió de la presencia de Faraón, y oró a Jehová. 

Jehová, Dios de Israel, guardó su palabra, pero el Faraón no lo hizo…
(Éxodo 8:31-32) Y Jehová hizo conforme a la palabra de Moisés, y quitó todas aquellas moscas de Faraón, de sus siervos y de su pueblo, sin que quedara una. Mas Faraón endureció aun esta vez su corazón, y no dejó ir al pueblo.


Estudios de otros capítulos de este libro: Éxodo
Clase virtual de este libro: Audio de Éxodo



7 comentarios:

  1. Dios los bendiga a todos están haciendo Muy buen trabajo

    ResponderEliminar
  2. Bendiciones. Una pregunta. Que representa la plaga de las moscas.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Seguramente hay un mensaje subyacente en la plaga de moscas...pero por el momento no sé cuál sea esta razón. Seguiremos estudiando para aprender.

      Eliminar
    2. Hay tres clases de moscas una que ataca la carne pone larva en la carne y hecha a perder ésta potestad es la que ataca la carne en lo espiritual para no servir a Dios,la otra del mediterraneo ataca la fruto van a atacarlos frutos de Espiritu y la ultima cuando pica deposíta un liquido que te da sueño en lo espiritual te van a dormir espiritualmente para que ya no escuches la voz de Dios

      Eliminar
  3. Podrias dar la fuente de los dioses egipcios me parece interesante..

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Investigué en varios estudios de la historia de Egipto. Pero no tengo las referencias (ya que mi estudio no es bibliográfico, sino de análisis espiritual)

      Eliminar
  4. TODAS LAS SEÑALES HECHAS POR MOISÉS Y AARÓN ESTABAN DIRIGIDAS CONTRA LOS DIOSES DE EGIPTO, LA PLAGA DE LAS MOSCAS (MÁS PROBABLEMENTE, TABANOS) ESTABA DIRIGIDA CONTRA LA DIOSA UATCHIT, LA diosa MOSCA QUE ERA UNA MANIFESTACIÓN DEL dios-cobra EGIPCIO
    BENDICIONES

    ResponderEliminar

Son bienvenidos las dudas y comentarios (con el entendido que se hagan con respeto)...