domingo, 21 de agosto de 2016

MATEO 21:1-16. Entrada Triunfal a Jerusalén

En el capítulo anterior vimos que Jesús comenzó su ascenso a Jerusalén. Esa sería la última vez que iría a la Ciudad Santa, porque unos días después, precisamente en día de la Pascua, Jesús iba a morir como “el Cordero de Dios que quita el pecado del mundo” (Juan 1:29).

En los próximos capítulos veremos cómo Jesús cumplió cada uno de los pasos de la Pascua, tal como fue instruida a los israelitas en su salida de Egipto (Exodo 12), ya que esa primera Pascua era la sombra de lo que el Mesías iba a cumplir en su plan de redención (Nota: para profundizar en este tema, les recomiendo leer los estudios de la Pascua en Cita Divina: Fiestas bíblicas)

El día que Jesús llegó a Jerusalén era el 10 de Nisán, que era una fecha histórica muy significativa: ése era el día preciso que Dios instruyó a los israelitas que apartaran el cordero de la Pascua (Exo. 12:3-5). Este cordero debía estar a la vista de la congregación para ser examinado con el fin de comprobarse que no tenía mancha ni defecto. No fue coincidencia que Jesús hiciera su entrada triunfal en Jerusalén en esta precisa fecha. Como Cordero de Dios, Jesús se expuso delante de toda la congregación para ser examinado, y fue encontrado justo (1 Pedro 1:19; Luc. 23:14-15; Mat. 27:4,24; Luc. 23:39-43).

ENTRADA TRIUNFAL
En esta ocasión Jesús no entró a Jerusalén desapercibido, sino que lo hizo de una forma muy visible. Pero para hacer su entrada triunfal, Jesús necesitaba algo que no tenía a la mano, aunque él sabía que sería provisto milagrosamente…
(Mateo 21:1-3) Cuando se acercaron a Jerusalén, y vinieron a Betfagé, al monte de los Olivos, Jesús envió dos discípulos, diciéndoles: Id a la aldea que está enfrente de vosotros, y luego hallaréis una asna atada, y un pollino con ella; desatadla, y traédmelos.  Y si alguien os dijere algo, decid: El Señor los necesita; y luego los enviará. 

Efectivamente así pasó. Los discípulos fueron a buscar a la asna con su pollino, y fue provisto.
(Mateo 21:6-7) Y los discípulos fueron, e hicieron como Jesús les mandó; y trajeron el asna y el pollino, y pusieron sobre ellos sus mantos; y él se sentó encima. 

Jesús no pidió el asno porque estaba cansado de caminar, sino como una señal profética…
(Mateo 21:4-5) Todo esto aconteció para que se cumpliese lo dicho por el profeta, cuando dijo: Decid a la hija de Sion: He aquí, tu Rey viene a ti, manso, y sentado sobre una asna, sobre un pollino, hijo de animal de carga. 

Aquí Mateo está citando dos profecías mesiánicas, una de Isaías y la otra de Zacarías:
(Isaías 62:11) He aquí que Jehová hizo oír hasta lo último de la tierra: Decid a la hija de Sion: He aquí viene tu Salvador; he aquí su recompensa con él, y delante de él su obra.

(Zacarías 9:9) Alégrate mucho, hija de Sion; da voces de júbilo, hija de Jerusalén; he aquí tu rey vendrá a ti, justo y salvador, humilde, y cabalgando sobre un asno, sobre un pollino hijo de asna.


Jesús entró a Jerusalén montado en un pollino, cumpliendo así la profecía.  Hizo una entrada triunfal, y multitudes salieron a recibirlo.
(Mateo 21:8-9)  Y la multitud, que era muy numerosa, tendía sus mantos en el camino; y otros cortaban ramas de los árboles, y las tendían en el camino.  Y la gente que iba delante y la que iba detrás aclamaba, diciendo: ¡Hosanna al Hijo de David! ¡Bendito el que viene en el nombre del Señor! ¡Hosanna en las alturas! 

Es significativo que la gente haya puesto sus mantos o ramas en el camino. Era una especie de alfombra que en la antigüedad el pueblo solía poner en el camino ante los reyes o personas importantes (como la “alfombra roja” de hoy). [Nota: hay un ejemplo bíblico en 2 Reyes 9:1-13, cuando el profeta unge a Jehu como rey].

En el tiempo de Jesús, el pueblo de Israel estaba esperando al Mesías prometido en las Escrituras. Por eso, cuando vieron a Jesús entrar a Jerusalén montado sobre un pollino, la multitud reaccionó. No sólo le pusieron una alfombra como rey, sino que lo pregonaron como el “Hijo de David”, que era equivalente a reconocerlo como el Mesías Rey.

La multitud también proclamó una frase conocida por los peregrinos: “¡Hosanna! ¡Bendito el que viene en el nombre del Señor!”  Éste es un trozo del Salmo 118, que forma parte de los salmos conocidos comoHallel(Salmos 113-118), los cuales expresan agradecimiento a Dios y regocijo por la redención divina. Los judíos suelen cantarlos durante las fiestas bíblicas, tal como sucedió espontáneamente cuando los peregirnos vieron a Jewsús entrar a Jerusalén montado sobre un pollino, cumpliendo así la profecía bíblica.

La palabra “Hosanna” es una transliteración de dos palabras en hebreo: “Hoshia” (lit. Sálvanos) + “Na” (lit. ahora). De esta forma es traducido en el Salmo en español:
(Salmo 118:25-26)  Oh Jehová, sálvanos ahora, te ruego; te ruego, oh Jehová, que nos hagas prosperar ahora.  Bendito el que viene en el nombre de Jehová; desde la casa de Jehová os bendecimos.

La entrada de Jesús y la recepción que le dio el pueblo fue todo un espectáculo que creó conmoción en Jerusalén.  Los que no lo conocían, se preguntaban quién era, porque parecía ser el Mesías.
(Mateo 21:10-11)  Cuando entró él en Jerusalén,  toda la ciudad se conmovió,  diciendo: ¿Quién es éste?  Y la gente decía: Este es Jesús el profeta, de Nazaret de Galilea. 

REACCIÓN DE LOS RELIGIOSOS
En el Evangelio de Lucas vemos que los religiosos no le dieron una bienvenida tan calurosa a Jesús.
(Lucas 19:39) Entonces algunos de los fariseos de entre la multitud le dijeron: Maestro, reprende a tus discípulos. 

Pero lejos de hacerles caso, el Señor dijo lo siguiente:
(Lucas 19:40) Os digo que si éstos callaran, las piedras clamarían. 

En esta misma línea, Mateo cuenta que Jesús también realizó milagros y sanidades en esa ocasión.
(Mateo 21:14)  Y vinieron a él en el templo ciegos y cojos,  y los sanó. 

Pero lejos de creer, los religiosos se molestaron porque la gente lo estaba reconociendo como el Mesías…
(Mateo 21:15-16) Pero los principales sacerdotes y los escribas, viendo las maravillas que hacía, y a los muchachos aclamando en el templo y diciendo: ¡Hosanna al Hijo de David! se indignaron, y le dijeron: ¿Oyes lo que éstos dicen? Y Jesús les dijo: Sí; ¿nunca leísteis: De la boca de los niños y de los que maman perfeccionaste la alabanza? 

De nuevo, Jesús cita las Escrituras (Salmo 8:2); y en forma indirecta les confirma que Él es el Mesías, verdad que ha salido a luz a través de la boca de gente simple.

JESÚS LLORÓ
Lucas también nos cuenta que en día Jesús lloró por Jerusalén…
(Lucas 19:41-42)  Y cuando llegó cerca de la ciudad, al verla, lloró sobre ella, diciendo: ¡Oh, si también tú conocieses, a lo menos en este tu día, lo que es para tu paz! Mas ahora está encubierto de tus ojos.

Jesús sabía que no todos lo iban a recibir. Pero no tomó el rechazo a lo personal, ya que sabía que los ojos de la mayoría habían sido tapados para que no pudieran reconocerlo, tal como lo explica Pablo (Romanos 11). Pero Jesús sabía que en su segunda venida todos lo reconocerán, e Israel será salvo (Rom. 11:25-26).

En ese momento, Jesús profetizó lo que pasaría en Jerusalén cuarenta años después…
(Lucas 19:43-44)  Porque vendrán días sobre ti, cuando tus enemigos te rodearán con vallado, y te sitiarán, y por todas partes te estrecharán, y te derribarán a tierra, y a tus hijos dentro de ti, y no dejarán en ti piedra sobre piedra, por cuanto no conociste el tiempo de tu visitación.

Efectivamente, en el año 70 d.C., el ejército romano destruyó Jerusalén, y no quedó piedra sobre piedra del magnífico Templo embellecido por Herodes.


Más estudios de este Evangelio en la pestaña: MATEO
También disponible en audio: AUDIO de MATEO  


3 comentarios:

  1. Muchas gracias Hermano(a)s por los Estudios Bíblicos, me son de mucha ayuda para mi edificación y la de mi familia. El Altísimo Señor Jesucristo los bendiga y recompense grandemente!!!

    ResponderEliminar
  2. solo una pregunta ¿no tiene algo que ver la entrada triunfal con la profecía de Daniel 9:11-12?

    ResponderEliminar

Son bienvenidos las dudas y comentarios (con el entendido que se hagan con respeto)...