lunes, 11 de julio de 2016

MATEO 16:1-12. Piden Señal

En el tiempo de Jesús, los judíos estaban esperando al Mesías profetizado, en quien ellos tenían la esperanza que los libraría del yugo del imperio romano. Surgieron muchos líderes a quienes los religiosos examinaron para probar si era el Mesías, entre los cuales estaban Juan el Bautista y Jesús. Por eso los fariseos enviaban emisarios para oír el mensaje de Jesús y examinar sus acciones. Sin embargo, Jesús rompía todos los paradigmas religiosos y por eso tenían muchas dudas acerca de él.



Los religiosos habían oído múltiples testimonios de los milagros de Jesús, pero querían ver una prueba contundente para poder reconocerlo como el Mesías de Israel.  Por eso le pidieron “una señal del cielo”:
(Mateo 16:1) Entonces los fariseos y los saduceos se acercaron a Jesús, y para ponerle a prueba le pidieron que les mostrara una señal del cielo. 

Jesús respondió explicando cómo funcionan las señales de los tiempos en un sentido natural:
(Mateo 16:2-3) Pero respondiendo El, les dijo: Al caer la tarde decís: "Hará buen tiempo, porque el cielo está rojizo."  Y por la mañana: "Hoy habrá tempestad, porque el cielo está rojizo y amenazador." ¿Sabéis discernir el aspecto del cielo, pero no podéis discernir las señales de los tiempos? 

Jesús usó ejemplos de la naturaleza para enseñar que en el ámbito espiritual también hay señales. De principio a final de la Biblia encontramos señales que Dios envía como mensajes a su pueblo (tal como el arcoíris, que habla del Pacto que Dios hizo con la humanidad—Génesis 9).

La Biblia habla de una tribu de Israel que era particularmente hábil para discernir las señales de los tiempos:
(1 Crónicas 12:32)  De los hijos de Isacar…entendidos en los tiempos, y que sabían lo que Israel debía hacer, cuyo dicho seguían todos sus hermanos.

Su habilidad para reconocer los tiempos de Dios no se debía a la suerte ni porque fueran “adivinos”; más bien, tenían este don porque era una tribu dedicada a estudiar la Biblia. Al conocer bien las Escrituras, ellos podían entender las cosas desde una perspectiva del Cielo. La tribu de Isacar reconocían las señales de los tiempos, y por eso podían ser buenos consejeros para el pueblo.

SEÑALES COMO BANDERAS
Una de las palabras que se usan en hebreo para señal o milagro es: Nes, que también puede traducirse como: bandera o estandarte. En la Biblia, los milagros son señales que apuntan a Dios.

Hay un Nombre de Dios relacionado con este concepto: “Jehová Nisi”, que traducido es: Jehová es mi estandarte. El Señor se presentó con este Nombre a los israelitas cuando los salvó del ataque de los amalecitas, mientras Moisés levantaba su mano al Cielo (Exodo 17:8-15).
(Exodo 17:15)  Y Moisés edificó un altar,  y llamó su nombre Jehová-Nisi.

Los milagros son señales que apuntan hacia el Cielo. Y eso fue lo que hizo Jesús al hacer tantos milagros entre el pueblo de Dios, y así cumplió la profecía. 
(Isaías 35:4-6)  Decid a los de corazón apocado: Esforzaos, no temáis; he aquí que vuestro Dios viene con retribución, con pago; Dios mismo vendrá, y os salvará. Entonces los ojos de los ciegos serán abiertos, y los oídos de los sordos se abrirán.  Entonces el cojo saltará como un ciervo, y cantará la lengua del mudo; porque aguas serán cavadas en el desierto, y torrentes en la soledad.

Al hacer todo esto, Jesús demostró su identidad como Hijo de Dios y como Mesías.

Los maestros de la ley conocían la profecía de Isaías que decía que cuando Dios descendiera para salvarlos, Él haría muchos milagros, entre los cuales estaba la sanidad de ciegos, sordos y cojos. Entonces, ¿por qué pidieron otra señal a Jesús?

PIDEN SEÑAL
¿Estaba mal que los religiosos pidieran señal? Lo malo no está en la señal ni en la petición, sino en su corazón.
(Mateo 16:4)  Una generación perversa y adúltera busca señal, y no se le dará señal, sino la señal de Jonás. Y dejándolos, se fue. 

Como hemos visto, las señales no son malas; el problema es la incredulidad, pues a pesar de ver los milagros muchos no creyeron ni se quisieron someter a Dios.

Jesús dijo a los religiosos que la única otra señal que les daría sería: la Señal de Jonás, la cual se refiere a la muerte de Jesús y su resurrección al tercer día (tal como vimos en Mat. 12:40-41).

LEVADURA DE LOS FARISEOS
Luego de este fuerte mensaje a los fariseos, Jesús aprovechó a advertirles a sus discípulos que se cuidaran de los religiosos.
(Mateo 16:6)  Y Jesús les dijo: Estad atentos y guardaos de la levadura de los fariseos y saduceos. 

Aparentemente los discípulos no habían entendido lo que Jesús había hablado a los fariseos, ya que pensaron que el reclamo era porque no habían llevado pan para comer.
(Mateo 16:5,7)  Los discípulos, al pasar al otro lado, se habían olvidado de tomar panes…Y ellos discutían entre sí, diciendo: Lo dice porque no tomamos panes. 

Cuando Jesús se dio cuenta de la razón por la que discutían, les llamó la atención:
(Mateo 16:8-10) Pero Jesús, dándose cuenta, dijo: Hombres de poca fe, ¿por qué discutís entre vosotros que no tenéis pan? ¿Todavía no entendéis ni recordáis los cinco panes para los cinco mil, y cuántas cestas recogisteis? ¿Ni los siete panes para los cuatro mil, y cuántas canastas recogisteis? 

Jesús les recordó los milagros de la multiplicación.  Si Él alimentó a miles de personas, ¿cómo no podría hacerlo con su compañía de discípulos?

Luego, Jesús les explicó a qué se refería con la “levadura”, que en la Biblia es símbolo de pecado y maldad (1 Cor. 5:6-8):
(Mateo 16:11-12) ¿Cómo es que no entendéis que no os hablé de los panes? Pero guardaos de la levadura de los fariseos y saduceos.  Entonces entendieron que no les había dicho que se guardaran de la levadura de los panes, sino de la enseñanza de los fariseos y saduceos. 

¿Qué era lo que enseñaban ellos que era tan malo para ser considerado como “levadura”? Lucas lo describe con claridad:
(Lucas 12:1) …Comenzó a decir a sus discípulos, primeramente: Guardaos de la levadura de los fariseos, que es la hipocresía.

Lo que Jesús siempre criticó de los fariseos era su hipocresía. En apariencia ellos enseñaban la Palabra de Dios, pero el problema es que ellos no vivían lo que enseñaban.


Más estudios de este Evangelio en la pestaña: MATEO
También disponible en audio: AUDIO de MATEO  


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Son bienvenidos las dudas y comentarios (con el entendido que se hagan con respeto)...