lunes, 7 de enero de 2013

GENESIS 22: Sacrificio de Isaac

En camino al Mt. Moriah



En el capítulo anterior vimos que finalmente nació el hijo de la promesa: Isaac.  Sólo podemos imaginar la alegría y la realización.  Pero un tiempo después, Dios puso a prueba a Abraham…
(Génesis 22:1-2) Aconteció que después de estas cosas, Dios probó a Abraham, y le dijo: ¡Abraham! Y él respondió: Heme aquí.  (2)  Y Dios dijo: Toma ahora a tu hijo, tu único, a quien amas, a Isaac, y ve a la tierra de Moriah, y ofrécelo allí en holocausto sobre uno de los montes que yo te diré. 

Esto parece ir en contra de toda lógica.  ¿Cómo podía Dios pedir que matara a su hijo?  ¿Acaso no va eso en contra de su naturaleza?  Además, si moría Isaac, también se acabaría con él la promesa.

Es curioso que Dios dijera: “tu hijo, tu único”.  ¿Acaso no tenía también a Ismael?  El Señor se lo dijo así porque lo que le estaba pidiendo tenía relación con la promesa—e Isaac era el único hijo de la promesa, del pacto.

Muchas preguntas nos cruzan por la cabeza cuando leemos estas palabras.  Pero veamos cuál fue la reacción de Abraham…
(Génesis 22:3)  Abraham se levantó muy de mañana, aparejó su asno y tomó con él a dos de sus mozos y a su hijo Isaac; y partió leña para el holocausto, y se levantó y fue al lugar que Dios le había dicho. 

Abraham no cuestionó nada.  Simplemente hizo lo que Dios le había dicho, al pie de la letra.  A pesar de lo descabellado de la petición, él no dudó, ni siquiera se tardó.  Más bien, la Palabra dice que “se levantó muy de mañana”.

Dios le pidió que ofreciera el sacrificio en un lugar específico.  Ese sitio no era cerca, sino que quedaba a dos días de camino.  Esto le hubiera dado tiempo para cambiar de opinión. Pero el texto no transmite duda de su parte…
(Génesis 22:4)  Al tercer día alzó Abraham los ojos y vio el lugar de lejos. 

Ese no era “cualquier” lugar.  El monte al que se dirigían era llamado “Moriah”, que puede traducirse de dos formas:
*  Escogido de Dios
*  Mi maestro es Yah (Jehová)

¿Por qué Dios escogió Dios ese lugar? ¿Qué es lo que Dios quiere enseñar allí?  Abraham no entendía en ese momento…pero la respuesta vendría después…  A lo largo de la historia de Israel este monte vuelve a surgir una y otra vez como un lugar central en el plan de Dios.

Este es el lugar que Dios escogió para la edificación del Templo.
(2 Crónicas 3:1)  Entonces Salomón comenzó a edificar la casa del SEÑOR en Jerusalén en el monte Moriah, donde el SEÑOR se había aparecido a su padre David, en el lugar que David había preparado en la era de Ornán jebuseo.

El diseño del Templo (y del Tabernáculo) nos enseña cuál es el camino para la reconciliación del hombre con Dios, la cual comienza con el sacrificio del Cordero, y termina con Lugar Santísimo, donde se manifiesta la Presencia de Dios. En otras palabras, es el mensaje completo de redención, y el cual Dios quería enseñar a Abraham a través de su experiencia en el monte Moriah.

DIOS PROVEERÁ
Al llegar al pie del monte, Abraham subió con su hijo—sólo ellos dos.
(Génesis 22:5)  Entonces Abraham dijo a sus mozos: Quedaos aquí con el asno; yo y el muchacho iremos hasta allá, adoraremos y volveremos a vosotros. 

Es curioso que él dijera que él y su hijo volverían, ya que él sabía que estaban subiendo al monte para sacrificar a Isaac.  ¿Estaba mintiendo, o acaso tenía la esperanza que regresaría con vida a pesar de lo que Dios le había pedido hacer?  Abraham tal vez no entendía lo que Dios le había pedido ni lo que iba a pasar…pero una cosa sí sabía: Si Dios lo había dicho, de alguna forma Él cumpliría la promesa.
(Génesis 22:6-8)  Tomó Abraham la leña del holocausto y la puso sobre Isaac su hijo, y tomó en su mano el fuego y el cuchillo. Y los dos iban juntos.  (7)  Y habló Isaac a su padre Abraham, y le dijo: Padre mío. Y él respondió: Heme aquí, hijo mío. Y dijo Isaac: Aquí están el fuego y la leña, pero ¿dónde está el cordero para el holocausto?  (8)  Y Abraham respondió: Dios proveerá para sí el cordero para el holocausto, hijo mío. Y los dos iban juntos. 



Abraham estaba profetizando al decir que le Señor va a proveer.  Esa profecía no sólo era para esa ocasión, sino para todos los tiempos…pues el Señor también proveyó “el Cordero que quita el pecado del mundo” (Juan 1:29).

Aquí no sólo vemos la firme y determinada obediencia de Abraham, sino también la mansedumbre de Isaac, quien no peleó.
(Génesis 22:9-10)  Llegaron al lugar que Dios le había dicho y Abraham edificó allí el altar, arregló la leña, ató a su hijo Isaac y lo puso en el altar sobre la leña.  (10)  Entonces Abraham extendió su mano y tomó el cuchillo para sacrificar a su hijo. 

Aquí pensamos… ¡Todo se acabó!  Se murió el hijo de la promesa, se murieron los sueños de Abraham, se murió el propósito de su vida, se murió su ilusión.
Pero, de repente, sucedió un milagro:
(Génesis 22:11-12)  Mas el ángel del SEÑOR lo llamó desde el cielo y dijo: ¡Abraham, Abraham! Y él respondió: Heme aquí.  (12)  Y el ángel dijo: No extiendas tu mano contra el muchacho, ni le hagas nada; porque ahora sé que temes a Dios, ya que no me has rehusado tu hijo, tu único. 

La intención de Dios no era que muriera Isaac (Dios está en contra de sacrificio humano—Deu. 12:29-32; Deut. 18:10-12; Lev. 18:21; Jer. 7:31; Jer. 32:35; Eze. 20:31; Sal. 106:38; Miqueas 6:7). La intención de Dios era poner a PRUEBA la FE de Abraham, tal como lo dice el primer versículo de este capítulo.
(Génesis 22:1a) Aconteció que después de estas cosas, Dios probó a Abraham…

Las pruebas de Dios no son para hacernos caer, sino para “probar” si hemos aprendido lo que debemos aprender, tal como un examen en la escuela.

En Hebreos se explica esto con mayor claridad.
(Hebreos 11:17-19)  Por la fe Abraham, cuando fue probado, ofreció a Isaac; y el que había recibido las promesas ofrecía a su único hijo;  (18)  fue a él a quien se le dijo: En Isaac te será llamada descendencia.  (19)  El consideró que Dios era poderoso para levantar aun de entre los muertos, de donde también, en sentido figurado, lo volvió a recibir.

Abraham estaba dispuesto a sacrificar a su hijo porque él tenía la fe, la seguridad, que Dios era lo suficientemente poderoso para levantarlo de los muertos.

Dios le había dado la promesa, y Él había cumplido con darle un hijo en su vejez. Para Dios nada es imposible, y si Él prometió, Él cumpliría su promesa a como dé lugar.
(Hebreos 10:23)  Mantengamos firme la profesión de nuestra esperanza sin vacilar, porque fiel es el que prometió;
(1 Tesalonicenses 5:24)  Fiel es el que os llama, el cual también lo hará.

Tal como había profetizado Abraham, Dios proveyó para el sacrificio.
(Génesis 22:13-14)  Entonces Abraham alzó los ojos y miró, y he aquí, vio un carnero detrás de él trabado por los cuernos en un matorral; y Abraham fue, tomó el carnero y lo ofreció en holocausto en lugar de su hijo.  (14)  Y llamó Abraham aquel lugar con el nombre de El SEÑOR Proveerá, como se dice hasta hoy: En el monte del SEÑOR se proveerá.

REVELACIÓN DEL PLAN
La principal motivación de Dios para este evento fue revelar el Plan de Redención para la humanidad. A través de esa experiencia, el Señor le reveló que Él entregaría a su Hijo Unigénito, y Él moriría como holocausto que pagaría por todos los pecados del mundo.  Por eso era importante que fueran a Moriah, donde hoy está Jerusalén, porque allí sería donde Jesús moriría en la cruz.



Jesús mismo explica que Abraham entendió esto, y se alegró.
(Juan 8:56-59)  Vuestro padre Abraham se regocijó esperando ver mi día; y lo vio y se alegró.  (57)  Por esto los judíos le dijeron: Aún no tienes cincuenta años, ¿y has visto a Abraham?  (58)  Jesús les dijo: En verdad, en verdad os digo: antes que Abraham naciera, yo soy.  (59)  Entonces tomaron piedras para tirárselas, pero Jesús se ocultó y salió del templo.

Dios no sólo bendijo a Abraham prometiéndole tierra y descendencia. Al aceptar el llamado de Dios, fue incluido como parte central de Su Plan de Redención para la humanidad, su plan y propósito para todos los tiempos.
Un descendiente de Abraham iba a ser el Mesías, el Hijo de Dios, que vendría al mundo para salvarnos.  La vida de Abraham no sólo tenía “propósito” en sus días, sino para todos los tiempos, aún hoy.

CONFIRMA LA PROMESA
En este contexto, Dios vuelve a confirmar Su Pacto con Abraham.
(Gen. 22:15-18)  El ángel del SEÑOR llamó a Abraham por segunda vez desde el cielo,  (16)  y dijo: Por mí mismo he jurado, declara el SEÑOR, que por cuanto has hecho esto y no me has rehusado tu hijo, tu único,  (17)  de cierto te bendeciré grandemente, y multiplicaré en gran manera tu descendencia como las estrellas del cielo y como la arena en la orilla del mar, y tu descendencia poseerá la puerta de sus enemigos.  (18)  Y en tu simiente serán bendecidas todas las naciones de la tierra, porque tú has obedecido mi voz. 

1 comentario:

  1. esto es algo maravilloso departe de nuestro dios el eterno dios de nuestra salvacion

    ResponderEliminar