sábado, 17 de septiembre de 2011

Oración por las autoridades (J. Goll)

Les comparto este mensaje sobre la importancia de orar por las autoridades.  El mensaje es de un ministro llamado James Goll, que es norteamericano, pero los prinicipios aplican a cualquier nación.


James W. Goll:
Orando por las autoridades

... Exhorto ante todo, a que se hagan rogativas, oraciones, peticiones y acciones de gracias, por todos los hombres; por los reyes y por todos los que están en eminencia, para que vivamos quieta y reposadamente en toda piedad y honestidad. Porque esto es bueno y agradable delante de Dios nuestro Salvador, el cual quiere que todos los hombres sean salvos y vengan al conocimiento de la verdad (1 Timoteo 2:1-4).

Las oraciones por las personas en posiciones de autoridad son una gran prioridad en el corazón de Dios. Podríamos incluso decir que 1ª Timoteo 2:1-4 es una admonición apostólica para la oración. Así es, importan las oraciones que los cristianos oran por aquellos que tienen autoridad, son esenciales para el avance el Reino. No podemos permitirnos dejar que solamente sean otros los que lo hagan. Las oraciones por los líderes deben ser uno de los aspectos de nuestra vida de intercesores. Muchas otras Escrituras nos ayudan a entender cómo orar por personas en posiciones de autoridad. Veamos algunas de ellas:

Honrad a todos. Amad a los hermanos. Temed a Dios. Honrad al rey. 1 Pedro 2:17

Hijo mío, teme al Señor y honra al rey, y no te juntes con los rebeldes, porque de los dos recibirás un castigo repentino ¡y quién sabe qué calamidades puedan venir! Proverbios 24:21-22

Cuando los justos dominan, el pueblo se alegra; Mas cuando domina el impío, el pueblo gime. Proverbios 29:2

Sométase toda persona a las autoridades superiores; porque no hay autoridad sino de parte de Dios, y las que hay, por Dios han sido establecidas. De modo que quien se opone a la autoridad, a lo establecido por Dios resiste; y los que resisten, acarrean condenación para sí mismos. Porque los magistrados no están para infundir temor al que hace el bien, sino al malo. ¿Quieres, pues, no temer la autoridad? Haz lo bueno, y tendrás alabanza de ella; porque es servidor de Dios para tu bien. Pero si haces lo malo, teme; porque no en vano lleva la espada, pues es servidor de Dios, vengador para castigar al que hace lo malo. Por lo cual es necesario estarle sujetos, no solamente por razón del castigo, sino también por causa de la conciencia. Pues por esto pagáis también los tributos, porque son servidores de Dios que atienden continuamente a esto mismo. Pagad a todos lo que debéis: al que tributo, tributo; al que impuesto, impuesto; al que respeto, respeto; al que honra, honra. Romanos 13:1-7

¿POR QUÉ DEBEMOS ORAR?
¿Por qué debemos orar por aquellos que están en autoridad? Yo veo dos razones para ello en 1ª Timoteo 2:1-4: (1) "para que tengamos paz y tranquilidad, y llevemos una vida piadosa y digna" y (2) para que Dios pueda traer a Sí Mismo a las personas en autoridad (así como a las personas bajo esta autoridad) ("Él quiere que todos sean salvos y lleguen a conocer la verdad").

Una vez oí al fallecido maestro internacional de la Palabra, Derek Prince, ampliar este concepto expresando que no importa qué planes, sistemas o programas concibamos. Si ignoramos la oración, no tendremos poder para llevarlos a cabo. Comparó las intenciones carentes de oración a un edificio con instalaciones eléctricas, pero si no está conectado a la fuente de energía, nada funcionará, por mucho que el alambrado esté en buenas condiciones y las lámparas sean bonitas.

Nuestra fuente de poder es la oración, y la Biblia nos manda a orar por "reyes y todos los gobernantes" para que gobiernen bien y dirijan con sabiduría. ¿Por qué? Para que (1) tengamos paz y orden, (2) para propagar el Evangelio y (3) porque Dios desea que todos sean salvos.

¿POR QUIÉN DEBEMOS ORAR?
No se limite en pensar solamente en gobernantes cuando habla de orar por las personas con autoridad. Por supuesto que desde una perspectiva del gobierno de los Estados Unidos, deberíamos orar por los dieciséis individuos que toman la mayoría de las decisiones gubernamentales fundamentales en este país: el Presidente, los nueve jueces del Tribunal Supremo, los dos senadores de su estado, el representante del congreso de su distrito, el gobernador de su estado, el senador de su estado, su representante del estado y para los demás que trabajan en todos los niveles de gobierno. Cada uno de nosotros tenemos la obligación de orar regularmente por estos hombres y mujeres, por nombre.

Pero podemos aplicar estos mismos principios a nuestras oraciones por líderes espirituales a todo nivel: desde el pastor de la iglesia local y los obreros de la iglesia, a los líderes regionales y nacionales y por toda persona que supervise algún aspecto de la vida espiritual de la Iglesia. También podemos orar por los líderes empresariales, los "ancianos" quienes "se sientan en la entrada" de su ciudad, aquellas personas que impulsan el comercio donde usted reside.

Así era en las antiguas ciudades del Medio Oriente. Las ciudades tenían más de una puerta de entrada, y éstas estaban conectadas por anchos muros (que podríamos comparar con los "muros de salvación"). Un mínimo de tres autoridades quedaban representadas o contenidas en las puertas de la ciudad: comercial, judicial y profética. En las puertas se llevaban a cabo las transacciones de intercambio de inmuebles, se traspasaban los títulos de propiedad y se recogían firmas. Ahí mismo se celebraban los juicios y audiencias judiciales, y ahí también se anunciaban los veredictos. Además, los sacerdotes en la puerta recibían en aquel lugar palabras proféticas, la palabra del Señor (ver Proverbios 1:21; Jeremías 17:19-20; 26:10, 13). Así que ahí en la puerta sea donde se podría encontrar la operación del comercio, del sistema judicial y la dinámica espiritual.

Cuando oramos por "las autoridades" estamos seleccionando, por nombre, si fuera posible, a personas que dirigen ciertos sectores y tareas. Tengamos en cuenta que las esferas de autoridad son distintas las unas de las otras. Si usted ora por la integridad de unas elecciones, su oración se centrará tanto en los que trabajan con las urnas como en los candidatos. Pero estas oraciones tendrán poco que ver con la política de sus escuelas locales, que quedan determinadas por la dirección de cada escuela. Si desea orar por sus escuelas locales, ore por las autoridades que gobiernan sobre el sistema educativo.
Manténgase dentro de los "campos" correctos y ore con el nivel de fe que Dios le haya concedido (ver Romanos  12:3) para poder obtener una mayor cosecha en la oración. Además, nuestra participación en el proceso electoral es ciertamente un importante elemento añadido a nuestras oraciones. El hecho de votar puede considerarse como nuestras "obras" que deben concordar con nuestra fe. El libro de Santiago nos dice que la fe sin obras está muerta.

Así también la fe por sí misma, si no tiene obras, está muerta. Santiago 2:17

La oración es vital, pero no podemos limitarnos solamente a orar.


¿QUÉ DEBEMOS ORAR?
 Aprendemos de muchas Escrituras que Dios exalta a los gobernantes y a las personas en autoridad si ejercitan su autoridad con justicia. Esto se expresa mejor en Proverbios: "La justicia engrandece a la nación; mas el pecado es afrenta de las naciones" (Proverbios 14:34), y "El rey que juzga con verdad a los pobres afianzará su trono para siempre" (Proverbios 29:14). Así que una de las primeras oraciones que debemos orar por las figuras de autoridad es que se conviertan en justos y expresen rectitud, sabiduría y justicia en todo lo que hagan. Oro por las personas con autoridad (por nombre) para que tengan el corazón de Dios.

Muchas veces uso pasajes bíblicos como base de mis oraciones, como por ejemplo: "Señor, haz el corazón del Presidente como canales de agua en Tu mano. Dirígelo dónde Te plazca" (basado en Proverbios 21:1)".

Señor, ayuda a ____ para que juzgue al pobre con verdad, integridad y compasión (basado sobre Proverbios 29:14, Salmo 25:21, y 2ª Corintios 1:3-4). "Padre, haz que sea posible que ____ se humille y se torne hacia Ti, haciéndose recto por el bien de [su ámbito de autoridad]" (según 2ª de Crónicas 7:14). Los siguientes puntos le proporcionarán un entendimiento básico para saber cómo orar.

Proverbios 28:2 Cuando hay rebelión en el país, los caudillos se multiplican; cuando el gobernante es entendido, se mantiene el orden.

Véase además Isaías 11:1-3. (Ore para que los líderes tengan conocimiento y entendimiento, lo cual supone más que mera información, ya que incluye un entendimiento de la historia, las funciones y las culturas, así como de la voluntad de Dios.)

2ª Reyes 19:27-28 "... Porque has rugido contra mí y tu insolencia ha llegado a mis oídos, te pondré una argolla en la nariz y un freno en la boca, y por el mismo camino por donde viniste te haré regresar" (Ore para que Dios trate con los tiranos por el bien de Su pueblo, y que Él limite a líderes así con barreras y fronteras.)

Miqueas 6:8 "¡Ya se te ha declarado lo que es bueno! Ya se te ha dicho lo que de ti espera el Señor: Practicar la justicia, amar la misericordia, y humillarte ante tu Dios". (Ore para que los líderes gobiernen con honradez, humildad y misericordia.)


ORACIONES EFICACES POR LAS PERSONAS CON AUTORIDAD
Aunque cada uno de nosotros tengamos cometidos especiales de oración, todos hemos sido llamados a orar por las personas en autoridad (repasemos 1ª Timoteo 2:1-4). ¡Así es el corazón de Dios! ¡Es la Palabra de Dios! ¡Es la orden de Dios! Por lo tanto, ¿por qué no nos detenemos para captar el corazón de Dios orando por los líderes y los asuntos que les conciernen?

Padre, según Tu Palabra tomamos una pausa y oramos por los reyes y personas en autoridad. Te presentamos al que es actualmente el Presidente de los Estados Unidos y oramos que levantes consejeros piadosos en su vida, y que las voces de los consejeros que estén basadas en cuadros que no son bíblicos queden en silencio. Te pedimos que le proporciones sabiduría como la de Salomón, así como pureza, protección y seguridad. Desencadenamos el conocimiento de la voluntad de Dios con todo entendimiento y sabiduría espiritual. También oramos por nuestros gobernadores y nuestros representantes en el congreso nacional y del estado.

Oramos por las personas con autoridad en el sistema judicial, sobre todo los nueve jueces del Tribunal Supremo de los Estados Unidos. Les bendecimos en el nombre del Señor de los Ejércitos. Oramos que todos los que tienen autoridad descubran y reconozcan su incapacidad personal para desempeñar su función y que Tú les concedas una revelación de la dependencia de Dios. Oramos que Tú des vuelta atrás a las tendencias de socialismo y humanismo en esta nación, y todas las tendencias que deifican al hombre en lugar de Dios. Señor al entrar esta nación y otras naciones en tiempos difíciles, llamamos a aquellos que realmente han sido escogidos por Ti. Deja que ellos lleguen a la cima con gracia, subiendo como la nata. Desencadena gracia a mujeres y hombres justos y a los humildes, a los que son sabios y que tienen actividades revelatorias en sus vidas—colócalos en lugares de influencia, impacto y autoridad.

Oramos para que se desencadenen las prioridades, y por la revelación del honor de ser funcionario público. Oramos por una dependencia de la Palabra de Dios, la voluntad de Dios y los caminos de Dios como fuente de fortaleza diaria y de sabiduría y valor. Oramos para que haya restauración de dignidad y honor, fidelidad y justicia en la tierra. Oramos por nuestros líderes espirituales. Por nuestros pastores, nuestros apóstoles, nuestros profetas, nuestros evangelistas y nuestros maestros. Oramos bendiciones y protección sobre ellos. Oramos por pureza, por la calidad de vida de sus familias. Bendecimos a las personas en autoridad este día y declaramos que es bueno y aceptable a la vista de Dios nuestro Salvador quien desea que todos los hombres y mujeres sean salvos y alcancen el conocimiento de la verdad.

Te damos gracias en el maravilloso nombre de Yeshúa. Amén.

Bendiciones a cada uno de ustedes.

James W. Goll
Encounters Network • PrayerStorm • Compassion Acts

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada