domingo, 26 de noviembre de 2017

APOC. 2:12-17. PERGAMO (b)


EN CONTRA
Hay dos cosas que Jesús tiene en contra de esta iglesia:
a. Doctrina de Balaam
(Apocalipsis 2:14) Pero tengo unas pocas cosas contra ti, porque tienes ahí a los que mantienen la doctrina de Balaam, que enseñaba a Balac a poner tropiezo ante los hijos de Israel, a comer cosas sacrificadas a los ídolos y a cometer actos de inmoralidad. 

b. Doctrina de los nicolaítas
 (Apocalipsis 2:15) Así tú también tienes algunos que de la misma manera mantienen la doctrina de los nicolaítas. 

Veamos ahora lo que representan estas dos doctrinas:

a.  DOCTRINA DE BALAAM
La historia de Balaam se encuentra en Números del capítulo 22 al 25. En resumen, Balaam era un profeta en Mesopotamia (hoy Irak), pero usó su don de discernimiento y revelación para obtener ganancias.

El rey de Moab mandó a contratarlo para maldecir al pueblo de Israel, a quien él veían como una amenaza (Num. 22:5-6). Al principio Balaam no aceptó la propuesta de Moab, porque Dios le había revelado que Israel era un pueblo bendito por Dios (Num. 22:12-13). La Biblia es clara al decir que la maldición no viene sin causa (Prov. 26:2), sino que es por obediencia (Deu. 28:1-2), o por la desobediencia (Deu. 28:15). Balaam conocía este principio, y veremos que lo aprovechó para su beneficio. 

A pesar de la negativa, los moabitas siguieron insistiendo, hasta presentarle una recompensa que sabían que Balaam no podría resistir (Num. 22:14-17). Balaam fue tentado por la oferta y accedió, pero dando la advertencia que no podría hacer nada que Dios no le permitiera (Num. 22:19-20).

En tres ocasiones, Balaam intentó maldecir a Israel (Num. 23:7-12; Num. 23:13-23; Num. 23:28 al 24:6), pero no lo logró. Como ya mencionamos, no puede haber maldición sin causa. Dios dijo que Israel “no tiene iniquidad ni malicia”. Esto no es porque fueran “perfectos”—porque nadie lo es. Lo que hacía la diferencia es que
cuando un israelita pecaba, de inmediato se arrepentía; y si no lo hacía, era sacado del campamento. En el caso de arrepentirse, el pecado era cubierto con la propiciación. Por lo tanto, no había iniquidad ni había puerta abierta, y por ello la maldición no los alcanzaba.

En lugar de maldecir a Israel, Balaam los bendijo, y el rey de Moab se molestó en gran manera.
(Num. 24:10-11) Entonces se encendió la ira de Balac contra Balaam, y palmoteando, dijo Balac a Balaam: Te llamé para maldecir a mis enemigos, pero he aquí, los has llenado de bendiciones estas tres veces. Ahora pues, huye a tu lugar. Yo dije que te colmaría de honores, pero mira, el SEÑOR te ha privado de honores. 

Pero el profeta no quería quedarse sin recompensa. Por lo tanto, él aconsejó a los moabitas a hacer caer a los israelitas en pecado, y así la maldición vendría sobre ellos (Num. 31:15-16).
(Num. 25:1-3) Mientras Israel habitaba en Sitim, el pueblo comenzó a prostituirse con las hijas de Moab. Y éstas invitaron al pueblo a los sacrificios que hacían a sus dioses, y el pueblo comió y se postró ante sus dioses. Así Israel se unió a Baal de Peor, y se encendió la ira del SEÑOR contra Israel.

La maldición llegó a Israel por una causa.
(Num. 31:16) He aquí, éstas fueron la causa de que los hijos de Israel, por el consejo de Balaam, fueran infieles al SEÑOR en el asunto de Peor, por lo que hubo plaga entre la congregación del SEÑOR.

La doctrina de Balaam se refiere entonces a la voz de un profeta o líder que aconseja el pecado porque sabe que recibirá una recompensa a cambio.

El apóstol Pedro explica que el pecado de Balaam era el amor al dinero.
(II Pedro 2:15-16) Han dejado el camino recto, y se han extraviado siguiendo el camino de Balaam hijo de Beor, el cual amó el premio de la maldad, y fue reprendido por su iniquidad; pues una muda bestia de carga, hablando con voz de hombre, refrenó la locura del profeta.

Esto era precisamente lo que estaba ocurriendo en la iglesia de Pérgamo:
(Apocalipsis 2:14) Pero tengo unas pocas cosas contra ti, porque tienes ahí a los que mantienen la doctrina de Balaam, que enseñaba a Balac a poner tropiezo ante los hijos de Israel, a comer cosas sacrificadas a los ídolos y a cometer actos de inmoralidad.

b. DOCTRINA DE LOS NICOLAÍTAS (Apoc. 2:15)
A diferencia de la “doctrina de Balaam” que tiene muchas referencias bíblicas, no encontramos ningún versículo que haga referencia de “la doctrina de los nicolaítas”. La única posible mención es la referencia de “Nicolás” (Hechos 6:4), quien era un seguidor de los apóstoles. Algunos libros históricos señalan que Nicolás se apartó de la doctrina apostólica, y fundó una secta en la que enseñaba una doctrina de gracia que cancelaba la ley de Dios. Malinterpretó la gracia de Dios como “una licencia para pecar”. Enseñaba a no poner freno a los deseos de la carne, y así terminó promoviendo el libertinaje. Judas advirtió en contra de esta doctrina:
(Judas 1:4) Pues algunos hombres se han infiltrado encubiertamente, los cuales desde mucho antes estaban marcados para esta condenación, impíos que convierten la gracia de nuestro Dios en libertinaje, y niegan a nuestro único Soberano y Señor, Jesucristo.

ARREPIÉNTETE
La iglesia de Pérgamo había permitido que ambas doctrinas se introdujeran en sus filas. Ambos problemas están relacionados con un alejamiento de la verdad. La solución es volver a la Palabra de Dios. Por eso, Jesús se presentó a esta iglesia como “el que tiene la espada de dos filos”, y los llama al arrepentimiento:
(Apocalipsis 2:16) Por tanto, arrepiéntete; si no, vendré a ti pronto y pelearé contra ellos con la espada de mi boca. 

AL VENCEDOR
Al vencedor de esta iglesia, el Señor promete dos cosas:
(Apocalipsis 2:17) El que tiene oído, oiga lo que el Espíritu dice a las iglesias. Al vencedor le daré del maná escondido y le daré una piedrecita blanca, y grabado en la piedrecita un nombre nuevo, el cual nadie conoce sino aquel que lo recibe.'"

a.  Maná escondido.
El maná era el pan del Cielo. La Palabra también se reconoce como nuestro Pan.
El vencedor, quien haya combatido las falsas doctrinas, recibirá revelación de los secretos de Dios.
(Salmo 25:12-14) ¿Quién es el hombre que teme al Señor? El le instruirá en el camino que debe escoger.  En prosperidad habitará su alma, y su descendencia poseerá la tierra.  Los secretos del Señor son para los que le temen, y El les dará a conocer su pacto.

b.  Piedrecita blanca.
En la antigüedad, se otorgaban piedras preciosas como premio o reconocimiento por servicios a la comunidad o victorias militares. Las piedras blancas con el nombre propio grabado servían como entradas para eventos especiales, incluyendo juegos olímpicos o fiestas imperiales. 

Probablemente la piedrecita blanca represente la entrada personal al “evento de eventos”: las Bodas del Cordero.
(Apocalipsis 19:9) Y el ángel me dijo: Escribe: "Bienaventurados los que están invitados a la cena de las bodas del Cordero." Y me dijo: Estas son palabras verdaderas de Dios.

HOY
Lo que antes era Pérgamo se convirtió en la ciudad que hoy se conoce como Bérgamo, situada al pie del monte donde se encontraba la acrópolis. 

En cuanto al lugar alto del monte, sólo quedan ruinas. Del altar de Zeus sólo quedan las bases en ese lugar, y el resto de las ruinas del Altar de Zeus fue transportado a Alemania, piedra por piedra. Ahora se encuentra en el Museo de Pérgamo en Berlín. 


Estudios de otros capítulos en la pestaña: APOCALIPSIS 
También disponible en: Audio (caps. 1-3).

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Son bienvenidos las dudas y comentarios (con el entendido que se hagan con respeto)...