jueves, 29 de junio de 2017

EXODO 23:1-9. Juicio personal


En el capítulo 23 continuamos viendo las leyes que Dios habló a Moisés en el Monte Sinaí, para que se las transmitiera al pueblo de Israel. Seguimos con leyes de orden social, que nos enseñan a convivir de una mejor manera con nuestro prójimo.

La siguiente sección de leyes sociales es la versión personal de las leyes de un juicio justo.  Son principios que se pueden aplicar también a la vida diaria, y no sólo en el sistema judicial.

a. No “admitirás” rumor
El primer versículo nos advierte en contra de los chismes y del testimonio falso:
(Éxodo. 23:1) No admitirás falso rumor.  No te concertarás con el impío para ser testigo falso.

La palabra que se traduce como “admitir”, en hebreo es Nasá, que también puede traducirse como: elevar, levantar, aceptar, recibir, tolerar (entre otros).

Este mandamiento tiene dos caras:
a. Uno no debe “levantar” falsos rumores.
b. No se debe “aceptar ni tolerar” falsos rumores de parte de otros.

El libro de Levítico lo dice de la siguiente manera:
(Levítico 19:16) No andarás chismeando entre tu pueblo. No atentarás contra la vida de tu prójimo. Yo Jehová.

En Proverbios se nos enseña a tener cuidado con lo que hablamos:
(Prov. 10:18-20) El que encubre el odio es de labios mentirosos; y el que propaga calumnia es necio. En las muchas palabras no falta pecado; mas el que refrena sus labios es prudente. Plata escogida es la lengua del justo; mas el corazón de los impíos es como nada.

b. No dar falso testimonio
Conectado con el noveno de los 10 Mandamientos, está el siguiente:
(Exo. 23:1) …No te concertarás con el impío para ser testigo falso. 

Ser testigo falso es más que decir una mentira—es dar testimonio que puede llevar a condenar a una persona inocente. Es una perversión de la justicia.

La Biblia es clara al decir que quien haga tal mal, no quedará sin culpa delante de Dios (Prov. 19:28-29).
(Prov. 19:5) El testigo falso no quedará sin castigo, y el que habla mentiras no escapará.

En Deuteronomio esta descrito el proceso que se llevará en contra de quien de un testimonio falso:
(Deu. 19:16-20) Cuando se levantare testigo falso contra alguno, para testificar contra él, entonces los dos litigantes se presentarán delante de Jehová, y delante de los sacerdotes y de los jueces que hubiere en aquellos días. Y los jueces inquirirán bien; y si aquel testigo resultare falso, y hubiere acusado falsamente a su hermano, entonces haréis a él como él pensó hacer a su hermano; y quitarás el mal de en medio de ti. Y los que quedaren oirán y temerán, y no volverán a hacer más una maldad semejante en medio de ti.

El mal que el testigo falso iba a causar con sus mentiras, ese mismo castigo le caerá sobre su cabeza. (Deu. 19:21).

c. No seguir la opinión de la mayoría
La Biblia nos advierte contra el peligro de dejarnos llevar por la opinión de la mayoría o la presión de grupo: 
xodo 23:2) No seguirás a los muchos para hacer mal, ni responderás en litigio inclinándote a los más para hacer agravios. 

No debemos ser como ovejas que siguen al resto cuando éstos van directo al barranco (Prov. 1:10-19; Prov. 4:14-19). 

d. No discriminar al pobre en el juicio
Dios advierte que no se haga diferencia con el pobre en el juicio.
(Éxodo 23:3) ni al pobre distinguirás en su causa. 
(Éxodo 23:6) No pervertirás el derecho de tu mendigo en su pleito.

No se debe hacer acepción de personas en el juicio; tanto a pobres como a ricos se les debe juzgar por igual.

e. Hablar la verdad
La Biblia es clara al enseñarnos que debemos hablar con la verdad, y alejarnos de la mentira.   
(Éxodo 23:7a) De palabra de mentira te alejarás…

Esta ley no se había mencionado directamente, pero es el mismo principio que aplica en las leyes que hablan en contra del falso testimonio.

Hay culturas en las que es común la mentira, pero esto ciertamente no debe ser la costumbre entre el pueblo de Dios.  Nosotros debemos vivir según las reglas del Reino de Dios, no del mundo. 
(Efesios 4:22-25) En cuanto a la pasada manera de vivir, despojaos del viejo hombre, que está viciado conforme a los deseos engañosos, y renovaos en el espíritu de vuestra mente, y vestíos del nuevo hombre, creado según Dios en la justicia y santidad de la verdad. Por lo cual, desechando la mentira, hablad verdad cada uno con su prójimo; porque somos miembros los unos de los otros.

Aquí se menciona la razón principal por la que uno debe hablar la verdad: porque somos miembros los unos de los otros.  Las mentiras dañan las relaciones, y provocan desconfianza y división.

f.  No hacer daño al inocente
(Exo. 23:7b) …y no matarás al inocente y justo; porque yo no justificaré al impío. 

La palabra que se traduce como “matar”, en hebreo es: “Harag” que también significa: destruir. Dios no tolera que se haga mal e injusticia, en especial al justo.
(Romanos. 1:18) Porque la ira de Dios se revela desde el cielo contra toda impiedad e injusticia de los hombres que detienen con injusticia la verdad.
(Prov. 17:15) El que justifica al impío, y el que condena al justo, ambos son igualmente abominación a Jehová.

g.  No recibir regalos que nos comprometan
Así como los jueces no deben recibir presentes para no desviar su corazón, de forma similar todos debemos de tener cuidado con los regalos que la gente nos da, ya que pueden comprometernos.
(Éxodo 23:8) No recibirás presente; porque el presente ciega a los que ven, y pervierte las palabras de los justos. 
(Eclesiastés 7:7) Ciertamente la opresión hace entontecer al sabio, y las dádivas corrompen el corazón.

h. Tener consideración hacia el extranjero
Dios advierte que no pasará por alto cuando alguien se aproveche de la vulnerabilidad de un extranjero (como vimos en el capítulo anterior).
(Éxodo 23:9) Y no angustiarás al extranjero; porque vosotros sabéis cómo es el alma del extranjero, ya que extranjeros fuisteis en la tierra de Egipto. 

Los israelitas se podían identificar con los padecimientos de los extranjeros, porque ellos también estuvieron en esa posición cuando vivieron en Egipto.


Estudios de otros capítulos de este libro: Éxodo
Clase virtual de este libro: Audio de Éxodo


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Son bienvenidos las dudas y comentarios (con el entendido que se hagan con respeto)...