jueves, 12 de diciembre de 2013

GENESIS 37:12-36. José y sus Hermanos




Jacob le tenía mucha confianza a José, y no era sólo porque era el hijo favorito.  A lo largo de la historia, se hace evidente que José era un joven muy especial, con don de liderazgo.  Lamentablemente, en su juventud José era inmaduro e imprudente, y no supo tratar con sabiduría la relación con sus hermanos, situación que se complicó con el favoritismo manifiesto de Jacob.

Como el hijo “de confianza”, Jacob enviaba a José a supervisar a sus hermanos.
En una ocasión, sus hermanos llevaron al rebaño al norte, y Jacob lo envió tras ellos.
(Gen. 37:12-14)  Después fueron a apacentar las ovejas de su padre en Siquem.  Y dijo Israel a José:   Tus hermanos apacientan las ovejas en Siquem: ven, y te enviaré a ellos.  Y él respondió: Heme aquí.  E Israel le dijo:  Ve ahora, mira cómo están tus hermanos y cómo están las ovejas, y tráeme la respuesta.  Y lo envió del valle de Hebrón, y llegó a Siquem. 

Cuando José llegó a donde supuestamente estaban sus hermanos, no los encontró.  Por lo tanto, siguió hacia el norte, buscándolos.
(Gen. 37:15-17) Y estando él dando vueltas por el campo, un hombre lo encontró, y el hombre le preguntó, diciendo: ¿Qué buscas? (16) Y él respondió: Busco a mis hermanos; te ruego que me informes dónde están apacentando el rebaño. (17) Y el hombre respondió: Se han ido de aquí, pues yo les oí decir: "Vamos a Dotán." Entonces José fue tras sus hermanos y los encontró en Dotán.

Los hermanos lo vieron llegar de lejos.  No se alegraron de verlo, sino todo lo contrario.  En ese momento, vieron la oportunidad para deshacerse de él. 
(Gen. 37:18-20) Cuando ellos lo vieron de lejos, antes que llegara cerca de ellos, conspiraron contra él para matarle. Y dijeron el uno al otro: He aquí viene el soñador.  Ahora pues, venid, y matémosle y echémosle en una cisterna, y diremos: Alguna mala bestia lo devoró; y veremos qué será de sus sueños. 

Los hermanos buscaban la forma perfecta de deshacerse de él, al estilo de Caín, pero uno de ellos salió en su defensa.
(Gen. 37:21-22)  Cuando Rubén oyó esto, lo libró de sus manos, y dijo: No lo matemos.  Y les dijo Rubén: No derramaréis sangre; echadlo en esta cisterna que está en el desierto, y no pongáis mano en él; por librarlo así de sus manos, para hacerlo volver a su padre.

Rubén estaba pensando en su padre y cómo le afectaría la muerte de su favorito.  Por eso decidió seguir el rumbo a los hermanos, pero luego tenía la intención de liberar a José. 

Cuando José llegó, los hermanos ejecutaron su plan.
(Gen. 37:23-25) Sucedió, pues, que cuando llegó José a sus hermanos, ellos quitaron a José su túnica de colores que tenía sobre sí; y le tomaron y le echaron en la cisterna; pero la cisterna estaba vacía, no había en ella agua.  Y se sentaron a comer pan; y alzando los ojos miraron, he aquí una compañía de ismaelitas que venía de Galaad, y sus camellos traían aromas, bálsamos y mirra, e iban a llevarlo a Egipto. 



La Biblia dice que luego de tirar a José al pozo, los hermanos se sentaron a “comer”. ¿Estaban cerca o lejos?  A primera lectura, da la impresión que estaban allí, pero comentaristas judíos dicen que regresaron donde estaban sus rebaños en Dotán para comer, lo cual quedaba en las colinas, mientras que la cisterna estaba en el desierto.

VENTA DE JOSE
Los hermanos siguieron el “PLAN B”, sugerido por Rubén, y tiraron vivo a José en el pozo seco. Pero mientras comían, a Judá se le ocurrió un “PLAN C”, que consistía en lo siguiente:   
(Gen. 37:25-27)  Y se sentaron a comer pan; y alzando los ojos miraron, y he aquí una compañía de ismaelitas que venían de Galaad, y sus camellos traían aromas, bálsamo y mirra, e iban a llevarlo a Egipto.  Entonces Judá dijo a sus hermanos: ¿Qué provecho hay en que matemos a nuestro hermano y encubramos su muerte?  Venid, y vendámosle a los ismaelitas, y no sea nuestra mano sobre él; porque él es nuestro hermano, nuestra propia carne.  Y sus hermanos convinieron con él. 

La caravana de ismaelitas estaban viajando de Galaad (hoy, Jordania) en camino a Egipto.  Esta caravana iba sobre la antigua ruta de comercio, conocida como Via Maris, que cruza el Valle de Jezreel  hacia la costa del Mediterráneo.  Esta ruta pasa por las ciudades de Bet She'an, Afula y Megido en este valle, pero no pasa por las colinas de Dotan, donde estaban los hermanos de José.  Dotán es el área que hoy se conoce como Jenin, situada aproximadamente a 20 kms. al norte de Siquem, y 10 kms al sur de la Via Maris en el Valle de Jezreel.  Dotán está situada 200 metros más alto que el valle, por lo que desde allí se puede ver gran parte del valle.  Desde allí los hermanos avisaron la caravana de comerciantes ismaelitas.  Entonces tenían suficiente tiempo de bajar al valle, ir por José y encontrarlos en el camino. 

Sin embargo, la historia nos presenta un elemento que los hermanos no habían contemplado. Mientras que ellos estaban en Dotán (Gen. 37:17) con sus rebaños, y no sospechaban que otra caravana de madianitas pasaría cerca del pozo donde estaba José.
(Gen 37:28)  Y cuando pasaban los madianitas mercaderes, sacaron ellos a José de la cisterna, y le trajeron arriba, y le vendieron a los ismaelitas por 20 piezas de plata.  Y llevaron a José a Egipto. 

Los madianitas se adelantaron a los hermanos de José, y ellos sacaron al joven del pozo y lo vendieron a los ismaelitas que pasaban por allí en ese momento.
Los madianitas eran un grupo diferente a los ismaelitas; los madianitas son comerciantes locales, mientras que los ismaelitas son comerciantes itinerantes.

Rubén fue el primero en enterarse de lo que había pasado, ya que él se había adelantado a los demás con el fin de librar a José.  Pero, para su sorpresa, ya no estaba…
(Gen. 37:29-30)  Cuando Rubén volvió al pozo, he aquí, José no estaba en el pozo; entonces rasgó sus vestidos.  (30)  Y volvió a sus hermanos y les dijo: El muchacho no está allí; y yo, ¿adónde iré?


PRECIO DE VENTA
La Biblia señala que el precio de venta de José fue de 20 piezas de plata.
(Gen 37:28)  Y cuando pasaban los madianitas mercaderes, sacaron ellos a José de la cisterna, y le trajeron arriba, y le vendieron a los ismaelitas por 20 piezas de plata.  Y llevaron a José a Egipto. 

Ese monto es significativo.  En Levítico vemos lo que representa esta cantidad:
(Lev. 27:1-5) Habló Jehová a Moisés, diciendo: Habla a los hijos de Israel y diles: Cuando alguno hiciere especial voto a Jehová, según la estimación de las personas que se hayan de redimir, lo estimarás así: En cuanto al varón de veinte años hasta sesenta, lo estimarás en cincuenta siclos de plata, según el siclo del santuario.  Y si fuere mujer, la estimarás en treinta siclos.  Y si fuere de cinco años hasta veinte, al varón lo estimarás en veinte siclos, y a la mujer en diez siclos.

Ese el precio de “redención” de un joven varón.

SANGRE EN LA TÚNICA
Luego de lo sucedido a José, los hermanos quedaron preocupados por la reacción que tendría su padre ante la pérdida de José.  Podrían haberle dicho la verdad, y el padre iría sin duda a rescatar y a redimir a su hijo.  Pero los hermanos decidieron inventar una historia, porque ya no querían ver más a José.  Para defenderse ante el padre, maquinaron una explicación.
(Gen. 37:31-33)  Entonces tomaron ellos la túnica de José, y degollaron un cabrito de las cabras, y tiñeron la túnica con la sangre; y enviaron la túnica de colores y la trajeron a su padre, y dijeron: Esto hemos hallado; reconoce ahora si es la túnica de tu hijo, o no.  Y él la reconoció, y dijo: La túnica de mi hijo es; alguna mala bestia lo devoró; José ha sido despedazado. 

Jacob reconoció la túnica, y creyó que su hijo estaba muerto.  En ese momento, cayó sobre él una tristeza profunda, y Jacob ya no volvió a ser el mismo.
(Génesis 37:34-35)  Y Jacob rasgó sus vestidos, puso cilicio sobre sus lomos y estuvo de duelo por su hijo muchos días.  (35)  Y todos sus hijos y todas sus hijas vinieron para consolarlo, pero él rehusó ser consolado, y dijo: Ciertamente enlutado bajaré al Seol por causa de mi hijo. Y su padre lloró por él. 

Los hijos tenían la medicina que consolaría el alma de su padre, pero no se la dieron.  Tan grande era su odio, o el miedo por la reacción de su padre si se enterara de lo que verdaderamente ocurrió. 

EL PLAN DE DIOS
Aun sobre los planes malévolos de los hombres, está la soberanía de Dios.  El Señor permitió que los hermanos de José “se salieron con la suya”, porque detrás de toda esa tragedia Dios estaba preparando un gran plan de salvación.

Mientras los hermanos creían que se les había cumplido su sueño de “deshacerse de José”, en realidad el sueño que comenzaba a tomar forma era el de José.  Dios llevó a José a Egipto como esclavo para convertirlo luego en el líder que salvaría a esa nación y también a la familia completa de Jacob (Gen. 45:5,7-8). Pero para eso debían pasar muchos años, y José debía ser preparado y pulido para esa gran tarea…

En la próxima entrada veremos lo que le ocurrió a José…
(Génesis 37:36)  Mientras tanto, los madianitas lo vendieron en Egipto a Potifar, oficial de Faraón, capitán de la guardia.


13 comentarios:

  1. Qué gran herramienta para estudiar la biblia, me parece excelente , y resalto muy las habilidades para dar cada punto de vista ; Dios los abrace .

    ResponderEliminar
  2. HA MI ME GUSTARIA TENER UNA BIBLIA

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Que maravilloso!!! El corazón deseoso ya lo tienes... rinde al Señor unos centavos y adquiere una... será de gran bendición!!

      Eliminar
  3. JOSE QUE ERA BUENO O MALO.........................

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno!! Representa a Cristo en sus virtudes y en su obra redentora de toda la humanidad

      Eliminar
  4. En esta historia podemos resaltar una enorme verdad.
    aunque nada paresca tener sentido en nuestras vida, si permanecemos obedientes y fieles a DIOS es cumplira su proposito en nosotros

    ResponderEliminar
  5. la mejor arma en nuestra es la biblia y enseñar a los que no saben y así dios te ayudara a comprender mucho mas su palabra.

    ResponderEliminar
  6. No entiendo bien a que se refiere con el precio de redención, es para quitar los votos? no lo entiendo, si alguien me puede contestar lo agradezco mucho. Es una pagina excelente. Bendiciones para los autores, un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. las 20 monedas de plata recibidas x sus hermanos, fue la misma cantidad que recibió Judas al entregar a nuestro señor Jesucristo, ya que Jesús por redimir nuestros pecados fue valorado x el hombre con esa cantidad de dinero. eso es lo k yo entiendo espero te sirva de ayuda.

      Eliminar
  7. estoy finalizando el estudio de génesis y les agradezco en gran manera ya k a sido muy edificante para mi vida.
    pero no puedo pasar por alto lo siguiente. en el 37:28 cuando dice que ELLOS sacaron a José no se refiere a los Madianitas sino a sus hermanos con excepción de RUBEN quien pretenda liberarlo. en otras palabras los k le vendieron fueron sus hermanos. y madianitas e israelitas son sinónimos osea lo mismo.

    ResponderEliminar
  8. Quisiera saber si este blog aún sigue siendo actualizado, agradecería que me respondiera el administrado. En verdad me alegra mucho pero muchísimo haber encontrado este blog, es bello, me encantan las explicaciones de las citas bíblicas además me ayudan para la materia de teología en la Universidad.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Continuamente estamos actualizando nuestro blog con nuevos estudios. Puede encontrarlos todos en nuestra página principal (HOME):
      www.estudiobiblia.blogspot.com
      (para accesar la lista de enlaces, haga click en las pestañas superiores, con los títulos de los libros--ej: Génesis, Éxodo, Samuel, Cantares, Apocalipsis, etc)

      Eliminar

Son bienvenidos las dudas y comentarios (con el entendido que se hagan con respeto)...