viernes, 27 de abril de 2012

GENESIS 1: La Creación





La palabra “Génesis” significa: origen, inicio.
En hebreo, el libro de Génesis se conoce como “Bereshit”, que literalmente significa: “En el principio”.  El título viene de las primeras palabras del libro.
(Génesis 1:1)  En el principio creó Dios los cielos y la tierra.

El tema general del libro es: el origen de la humanidad, al igual que el origen del pueblo de Dios, Israel.

No es casualidad que la Biblia comience así.  No sólo se trata de comenzar “por el principio”, sino porque es necesario saber de dónde venimos, pues esto nos da identidad.  
Si sabemos de dónde venimos…sabremos quiénes somos. 
Si sabemos quiénes somos…sabremos hacia dónde vamos.


LA CREACIÓN
La Biblia claramente nos dice que la existencia del hombre y de todo lo que hay en la Tierra, y en el universo, no es producto de un accidente ni es una casualidad.  Fuimos creados por Dios, y fuimos hechos con un propósito. 

El primer capítulo de Génesis describe cuál fue el proceso de la creación:

Día 1:             la Luz (1:1-5) 
Día 2:             Separó las aguas de las aguas (1:6-8)  
Día 3:             Tierra Seca y Vegetación (1:9-13)
Día 4:             las Lumbreras (1:14-19)  
Día 5:             Animales: peces y aves (1:20-23)
Día 6:             el Ser Humano (1:24-31)


LA LUZ
Lo primero que Dios hizo en la Tierra fue traer luz, ya que ésta estaba desordenada, vacía y en tinieblas.
 (Gen. 1:3-4)  Entonces dijo Dios: Sea la luz. Y hubo luz.  (4)  Y vio Dios que la luz era buena; y separó Dios la luz de las tinieblas.



Esta luz (heb. Ohr) no era la del sol ni la luna, ya que éstos fueron creados en el 4° día.  Entonces, ¿cuál era esa “LUZ”?  Juan lo señala claramente:
(Juan 1:1-5)  En el principio era el Verbo, y el Verbo era con Dios, y el Verbo era Dios.  Este era en el principio con Dios.  Todas las cosas por él fueron hechas, y sin él nada de lo que ha sido hecho, fue hecho.  En él estaba la VIDA, y la vida era la LUZ de los hombres. La luz en las tinieblas resplandece, y las tinieblas no prevalecieron contra ella

Sabemos que el “VERBO” es Jesús (heb. Yeshua).  Él ha estado desde el principio, y participó en la creación, porque Él es Dios.  La vida salió de Jesús, y esa vida trae luz que brilla aún más que las lumbreras.  Es la “luz de la vida”.
(Juan 8:12)  Otra vez Jesús les habló, diciendo:  Yo soy la LUZ del mundo; el que me sigue, no andará en tinieblas, sino que tendrá la luz de la vida. 

(Col. 1:15-18) Cristo es la imagen del Dios invisible, el primogénito de toda creación, porque en él fueron creadas todas las cosas, las que hay en los cielos y las que hay en la tierra, visibles e invisibles; sean tronos, sean dominios, sean principados, sean potestades; todo fue creado por medio de él y para él.  Y él es antes que todas las cosas, y todas las cosas en él subsisten. Él es también la cabeza del cuerpo que es la iglesia, y es el principio, el primogénito de entre los muertos, para que en todo tenga la preeminencia.

(2 Cor. 4:6)  Porque Dios, que mandó que de las tinieblas resplandeciese la LUZ, es el que resplandeció en nuestros corazones, para iluminación del conocimiento de la gloria de Dios en la faz de Jesucristo. 
 (Heb. 1:1-2)

Esta misma luz será la que va a iluminar la Nueva Jerusalén, en el mundo nuevo, tal como está escrito al final de Apocalipsis.
(Apoc. 22:3-5)  Y ya no habrá más maldición; y el trono de Dios y del Cordero estará allí, y sus siervos le servirán.  (4)  Ellos verán su rostro, y su nombre estará en sus frentes.  (5)  Y ya no habrá más noche, y no tendrán necesidad de luz de lámpara ni de luz del sol, porque el Señor Dios los iluminará, y reinarán por los siglos de los siglos.

La luz del primer día es la Luz espiritual que da vida espiritual, y nos separa de la oscuridad y el mal.


LOS TIEMPOS DESDE EL PRINCIPIO
La Biblia señala desde el principio que Dios hizo las lumbreras, no sólo para alumbrar, sino también para marcar los tiempos. 
(Génesis 1:14-15)  Entonces dijo Dios: Haya lumbreras en la expansión de los cielos para separar el día de la noche, y sean para señales y para estaciones y para días y para años;  (15)  y sean por luminarias en la expansión de los cielos para alumbrar sobre la tierra. Y fue así.

Las lumbreras no sólo nos ayudan a diferenciar entre día y noche, y entre las estaciones (primavera, verano, otoño, invierno), sino que también marcan los tiempos del calendario bíblico. 

La palabra se traduce como “estaciones” en el versículo anterior (1:14), en hebreo es la palabra “Moedim”, que literalmente significa: citas o tiempos establecidos.  Es la misma palabra que se utiliza en Levítico 23 en referencia a las fiestas bíblicas. 

El mes bíblico es determinado por la luna, y da inicio el momento preciso en que se hace visible una uñita de luna, luego de estar “escondida” por unos días.  Esto es lo que se conoce en hebreo como “Rosh Jodesh”, lit. cabeza del mes.   Esto sucede cada 29 ó 30 días, dependiendo del movimiento de la luna.  Si queremos estar conectados con los tiempos de Dios, debemos estar pendientes de la luna para ver cuando comienza el mes bíblico.  Ya sabiendo cuando se marca el inicio del mes, sabremos cuándo caen las fiestas bíblicas, que se calculan según el calendario bíblico, y no el romano.

Otro dato importante que aprendemos de los tiempos de Dios en Génesis uno es el inicio del día bíblico.  Hoy en día estamos acostumbrados a que el día comienza a las 12 am, es decir, a media noche.  Pero el día bíblico comienza al atardecer (aprox. a las 6 pm).  Así es como Dios lo marcó desde el inicio.
(Génesis 1:5)  Y llamó Dios a la luz día, y a las tinieblas llamó noche. Y fue la tarde y fue la mañana: un día.

Lo mismo se señala en los demás días: Génesis 1:8, 13, 19, 23, 31.

El día bíblico comienza por la tarde (es decir, la noche, cuando está oscuro), y le sigue la mañana (el día, cuando hay luz).


12 comentarios:

  1. solo quiero comentar, que lo que aqui pude lee, me ha ayudado para entender cosas que hasta ahora no podia discernir.

    gracias

    ResponderEliminar
  2. Gracias, me ayudo con un estudio bíblico, y para aprendizaje personal. El Señor les bendiga

    ResponderEliminar
  3. mmmm el estudio esta muy interesante,tanto que le leí y volví a leer hasta que me encontré con esto mm " Día 2: Separó las aguas de las aguas (1:6-8)" y no es en animo de señalar si no que creo que todo el mundo tiene acceso a este documento, y no todo el mundo va a entender que hay un pequeño error.....pues la idea esencial de publicar este error es para que el administrador realice la corrección debida.... Dios los bendiga

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Le agradezco su comentario. Lo revisé, y lo comparé con la Biblia, y así dice textualmente: "separe las aguas de las aguas". se refiere a la expansión que separa las aguas de abajo, con las aguas de arriba. Algunos científicos cristianos han llegado a creer que antes del Diluvio había una capa de agua sobre la atmósfera que se destruyó en el Diluvio, y por eso hubo tal inundación (es una teoría de los científicos del Museo de la Creación, en Houston Texas).

      Eliminar
    2. Wow !!! This is very understandable,the way it breaks down the book of Genesis

      Eliminar
  4. yo creo que este estudio esta dando a entender de que jesus fue creado y no estoy de acuerdo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estoy de acuerdo con usted, y por eso tuve cuidado en no usar la palabra "creó". Jesús no puede ser creado porque es Dios...simplemente se manifestó desde el principio. Como dice Juan: En el principio era el verbo (Jesús), y el Verbo era Dios, y el Verbo era con Dios. Todas las cosas por Él fueron hechas..."

      Eliminar
  5. AB contreras, déjeme decirle que le bendigo en el nombre de Jesús des de Honduras (centroamerica), le animo a que siga bendiciendo a otros con sus comentarios, pues fue una bendición para mi vida, me alegra tanto que haya gente que dedique tiempo para escribir acerca del mejor libro en la tierra

    ResponderEliminar
  6. Bonito estudio,estudiar las escrituras es lo más fascinante que le puede pasar a un ser humano,entender la sabiduría de Dios es fenomenal,buenos;tus estudios,y te animo a que sigas enseñando,lo haces muy bien Dios te bendiga.

    ResponderEliminar
  7. Les Bendigo fue de gran ayuda para mi....

    ResponderEliminar
  8. Bendigo su vida por dedicar tiempo al estudio profundo de la Palabra de Dios y explicarlo de manera facil.

    Gracias x compartir sus conocimientos y edificar a la iglesia.

    ResponderEliminar
  9. Tengo una amiga que dice que probablemente, Dios dividió las aguas del mar, las aguas del río..y por ese motivo refiere eso..no he estudiado teología, pero me suena lógico

    ResponderEliminar